Miércoles, 22 de noviembre de 2017

El misterio de la oficina que la Junta camufló en Panamá

La red de oficinas que la Junta montó en diversos países a través de la empresa pública ADE-Excal (Consejería de Economía) sigue deparando sorpresas, a cual más escandalosa. El diario.es, que ya había desvelado el oneroso contrato del palacete alquilado en Bruselas entre 2006 y 2012, así como el truculento contrato sobre una delegación comercial Miami, ha desentrañado ahora el misterio que rodeaba a la oficina abierta en su día en Panamá.

Después de meses de investigación periodística en los que la Junta ha negado sistemáticamente la existencia de cualquier representación en Panamá, la periodista Laura Cornejo ha conseguido confirmar que no se trataba de ninguna “leyenda urbana”. Lo que ocurre es que la oficina no dispuso nunca de sede propia, sino que estuvo alojada -más exacto sería decir camuflada- en la sede que el grupo burgalés Arranz Acinas abrió en Panamá en el año 2007.

Fuentes de dicho grupo han confirmado a diario.es el convenio firmado con Excal para albergar dicha oficina, que se mantuvo durante varios años hasta ser clausurada por “cuestiones presupuestarias”. “No hay nada ocultar”, han asegurando dichas fuentes, que sin embargo en ningún momento han querido revelar la contraprestación económica percibida.

Se da la circunstancia de que en el año 2008 Jesús Arranz Monje, hijo del patriarca del grupo burgalés, constituyó una sociedad mercantil en Panamá en compañía del asesor financiero Francisco Javier Herrera Campo, hermano del presidente de la Junta. Arranz Acinas formaba y forma parte del consorcio empresarial al que la Junta adjudicó en 2006 el polémico Hospital de Burgos.

De otro lado, Jesús Arranz Monje y su madre, Ángeles Monje Gutiérrez, se han visto imputados en la operación Lezo, concretamente en su pieza número 5, referente al blanqueo de capitales. El motivo son las dos transferencias bancarias, cada una de ellas por importe superior al medio millón de euros, que otro de los imputados, José Martínez Nicolás, realizó desde Liechtenstein a una cuenta de Arranz Monge en Panamá y a otra de Monje Gutiérrez en Suiza.