Viernes, 24 de noviembre de 2017

La vida es hermosa

 

Quizá Dios quiere que conozcamos personas equivocadas antes de conocer a la correcta, para que cuando finalmente conozcamos  a esa persona, sepamos como estar agradecidos por ese regalo.

Generalmente nos acordamos de tener energía eléctrica el día en que se interrumpe el servicio. Nos damos cuenta de lo importante que es tener agua corriente y potable, el día que la perdemos, y así con todo.

Cuando la puerta de la felicidad se cierra, otra se abre, pero muchas veces miramos tanto la puerta cerrada que no vemos la que ha sido abierta.

El mejor tipo de amigo es aquel con quien te puedes sentar en el parque, en la terraza y sin decir una palabra, ser feliz, y después de marchase, has sentido  como si hubiera sido la mejor y cercana conversación que jamás tuviste.

Es cierto que no sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos, pero también es cierto que no sabemos qué nos está faltando hasta que llega.

¡Darle a alguien todo tu amor nunca es una garantía de que te amará! No esperes amor a cambio, sólo espera a que crezca en su corazón, pero si no lo hace, alégrate de que creció en el tuyo.

No te fijes en la pinta; te puede decepcionar. No te fijes en la riqueza; incluso eso se desvanece. Fíjate en alguien que te haga sonreír porque se necesita sólo una sonrisa para hacer que un día oscuro parezca claro.

Encuentra al que hace sonreír tu corazón. Hay momentos en la vida que extrañas tanto a alguien que tan sólo puedes tenerlo en tus sueños,  cuando deseas…¡abrazarlo de verdad!

Sueña lo que tú quieres soñar; anda donde tú quieras ir; sé lo que tú quieres ser, porque sólo tienes una vida y una oportunidad para hacer todas las cosas que quieres hacer.

Que tengas suficiente felicidad que te haga dulce, suficientes pruebas que te hagan fuerte, suficiente esperanza que te haga feliz.

Ponte siempre en los zapatos del otro. Si sientes que te duele probablemente también le duele a la otra persona.

La gente más feliz no necesariamente tiene lo mejor de todo; saben sacar lo mejor de todo lo que se les presenta en el camino.

La felicidad está con aquéllos que lloran, aquéllos que están dolidos, aquéllos que han buscado, y aquéllos que lo han intentado, porque sólo ellos pueden apreciar la importancia de aquella gente que ha cambiado sus vidas.

El amor comienza con una sonrisa, crece con un beso y termina con una lágrima.

No puedes disfrutar de la vida hasta que dejas abierta la ventana y por ella salgan tus fracasos tus penas.

Cuando naciste, estabas llorando y todos alrededor de ti sonreían.

Vive tu vida, para que cuando mueras, tú seas el que esté sonriendo y alrededor de ti alguien vierta una lágrima.

 

Ojalá éstas flexiones les hagan pensar que solo nosotros podemos disfrutar de cada instante que la vida nos regala, recordando que aquí estamos de prestado