Domingo, 23 de julio de 2017

A mis hijos

A mis hijos.

Queridos hijos;

Que los amigos sean amigos.

Que las fronteras no sean barreras.

Que las mentiras se cambien de acera.

Que la bondad de los actos escriba su libro blanco.

Que las palabras no estén huecas.

Que la sangre se comparta.

Que los sudores descansen el alma.

Que el dolor sea pasajero.

Que la lluvia sea verdadera.

Que la alegría sea epidemia.

Que vuestras manos se llenen de tierra.

Que vuestros genes recuerden al poeta.

Que vuestros ojos miren de otra manera.

Que los silencios limpien el polvo del camino.

Que los abuelos cumplan sueños con vosotros.

Que cuidéis también de vuestros hijos.

Que el mundo que os dejamos dibuje una sonrisa, aunque sea forzada.

 

Para Ana.