Sábado, 27 de mayo de 2017

Toda una vida con sabor a miel.

 

Todos conocemos los excelentes beneficios y aplicaciones  que aporta la miel para recuperar  y mantener la salud, pero cuando conoces a Feliciano  Moreno Merino, te sorprende los amplios conocimientos que posee entorno al mundo de las abejas. Desde niño ha convivido con las colmenas, en principio fue por apoyar a su familia y posteriormente, para integrarlas a su actividad diaria y dando sentido a su vida. 

 

Este apicultor por afición, se entristece cuando comenta que la desaparición de las abejas está generando un gran perjuicio al medio ambiente. La función de las abejas es la de la polinización, pero esta se ve muy disminuida debido a los fertilizantes, abonos químicos y sustancias tóxica que se arrojan en la tierra. Otro factor quizá el menos conocido, es el que originan las antenas y repetidores sobre todo de telefonía móvil, porque desorienta el vuelo y la trayectoria de las abejas no pudiendo reconocer el camino de vuelta a la colmena quedando fuera durante la noche y originando la muerte por la bajada de temperaturas que no pueden resistir. Así mismo la floración de la retama, muy abundante en las carreteras, es un gran peligro por el impacto que sufren al chocar contra los vehículos, pero también es peligroso para los viajeros al introducirse en los autos.

Para Feliciano sus colmenas y sus abejas son un gran apoyo para emplear su tiempo ahora que está jubilado de su profesión. Cada día acude al campo de Ciudad Rodrigo donde las tiene ubicadas  y pasa horas cuidándolas, observándolas, aprendiendo de su comportamiento, que tanto tendríamos que imitar los humanos.

 

Este hombre simpático, recio y con un amplio  bagaje de conocimientos, te ofrece la miel más sabrosa que un consumidor pueda deleitar.De sabor natural y sin ningún  tratamiento  químico añadido. Un producto cien por cien orgánico, de total confianza y con la certeza de que aportará los beneficios más generosos.

 

Una cualidad de Feliciano es  la serenidad, que gracias al comportamiento de las abejas, ha aprendido estando a su lado sin temor. Nos comunica que hay que perder el miedo porque ellas lo perciben, como sucede con los toros.  

Este hombre valiente y apasionado transmite su amor por este mundo, para muchos desconocido, pero de gran valor para el planeta.

Cuando aparece un enjambre en algún árbol o cornisa, los servicios municipales acuden a la sabiduría y  a su buen hacer  para solucionar el problema, sin temor a ser picoteado por ellas.

 

Desde estas líneas animamos a Feliciano para que siga cuidando sus colmenas y que las abejas ofrezcan la miel más dulce que un consumidor pueda degustar.