Domingo, 22 de octubre de 2017

Juan del Álamo, a dos cartas

El salmantino afronta el próximo 16 de mayo su primer compromiso en Las Ventas con toros de Lagunajanda acartelado con Fortes y Román. Su segunda tarde en el coso madrileño será el jueves 8 de junio con toros de Alcurrucén junto a El Cid y Joselito Adame. Dos tardes que marcarán el rumbo de su temporada
Juan del Álamo en La Glorieta en una entrevista para SALAMANCA AL DÍA | FOTOS: Pablo Angular

MARÍA FUENTES

Su mirada refleja verdad, la espera en el banquillo lo ha hecho más maduro, más cabal, más torero. Juan del Álamo conoce el oficio, se pone sin trampas, resuelve. Vive ya contando los días y las horas para hacer el paseíllo en Las Ventas, la plaza que a todos les quita el sueño. Se la juega a dos cartas y es muy consciente. Ahí conoce su sitio a base de golpear y golpear, sin que esa maciza puerta termine de derrumbarse. Sabe lo que busca este San Isidro, necesita eso que anhela, y es el momento de apostar con la entrega de quien sabe que todo lo bueno está por venir.

De nuevo Madrid, primer paseíllo de tus dos comparecencias este 16 de mayo. La segunda será el jueves 8 de junio ¿pesa mucho la responsabilidad?

Ha empezado la cuenta atrás. Cada año es más difícil y la responsabilidad mayor cada tarde, sobre todo en una plaza como Madrid que es un público que siempre me ha visto triunfar y cortar orejas. El público de Las Ventas me conoce y siempre ha reconocido mi labor, por eso la presión es mayor que en cualquier otra plaza, además de por lo que un triunfo o un fracaso allí supone. Este año es muy difícil por la escasez de contratos, porque somos muchos toreros, pero al final la baza que uno tiene es tener la máxima preparación posible y luchar cada día por ser mejor torero para llegar tanto física como psicológicamente bien a esta plaza. 8 orejas Las Ventas te avalan.

Sigues rozando la primera línea, pero sin ese triunfo grande en Madrid que no llega…

No ha llegado esa rotundidad dentro de mi concepto, es verdad. Ahora estoy en un momento mucho más maduro, he crecido mucho como torero y el trabajo hecho durante todos estos años y este invierno van a dar ese cambio definitivo. La rotundidad como torero que tanta falta me hace va a llegar para que salga el mejor Juan del Álamo y me puedan ver triunfar de verdad.

¿Está siendo duro este inicio de temporada fuera de las primeras ferias?

No es fácil, la situación es la que es. No hay hueco para tantos toreros y yo lo que busco y creo que me hace falta es encontrarme con ese punto de personalidad para marcar mi sitio y mi puesto en el escalafón. Somos muchos pero solo están en las ferias y en los primeros puestos los que de verdad tienen esa capacidad de superar los momentos difíciles en plazas de primera categoría.

¿Están siendo justos en los despachos con Juan del Álamo?

En realidad creo que sí, y no puedo reprocharles nada a los empresarios. Cuando me he ganado las cosas en el ruedo y he estado bien siempre me han dado mi sitio. No guardo ningún rencor a ninguna empresa. Cuando es indiscutible que uno se lo merece cuentan contigo. En esta profesión no valen las excusas, todo esto que estoy pasando que no estoy en las ferias y no acaba de llegar mi momento quiero que me sirva para crecer y ser mejor.

¿Hacia dónde evoluciona su concepto?

Siempre en base a la pureza y la profundidad, que es lo que me llena como torero y es lo que trasmite al público. La hondura en cada muletazo, ahí es donde me doy cuenta que llego al aficionado.

Al aficionado de La Glorieta lo ganaste ese 14 de septiembre, aquí, con tu plaza, con tu público roto…

Esa tarde con el indulto de Higuero es un día que no voy a olvidar nunca. Fue un golpe de moral muy fuerte en ese momento, fue una satisfacción tremenda, un día de muchos sentimientos encontrados y lo recordaré siempre como un día que hice historia en mi carrera. Sirvió más personal que profesionalmente…

Sí, sobre todo me sirvió mucho anímicamente aunque ese triunfo siempre va a quedar en la memoria de esta plaza y en la de los aficionados. Fue un momento en el que la temporada estaba prácticamente acabada, es una feria en la que a los toreros que somos de aquí no nos dan importancia de cara a los despachos pero siempre va a ser una tarde memorable.

Comenzó después la temporada con cambios de apoderamiento. A muchos les sorprendió... Decidí dar un cambio porque consideraba que era lo que mi carrera necesitaba. La ruptura con Jesús Benito fue de mutuo acuerdo, hubo un desgaste de muchos años y decidimos que no nos aportábamos el uno al otro. Le desearé siempre lo mejor en su carrera profesional y mientras yo sigo adelante con la mía.

Apostó por Rui Bento como hombre de confianza, ¿qué le aporta?

Es una persona que me aporta muchísimo, es torero, es cercano, me da seguridad a la hora de vestirme de luces, compartimos mucho tiempo en el campo, tiene una personalidad muy de psicólogo, entiende muy bien mi forma de ser, mi forma de estar y sabe decirme y aportarme lo que me hace falta. Es una fuerza muy importante para mí.

Además de Madrid, ¿qué compromisos más hay ya firmados? De momento las dos tardes de Madrid, Ledesma y Guijuelo. Hay muchas más cosas en el aire pero todo va a depender mucho de lo que pase en Madrid. Siempre que voy Las Ventas voy con una o dos corridas y a partir de ahí se construye la temporada. Dependemos de lo que pase en Madrid para entrar en esas Ferias

¿Confía en que sea la temporada definitiva?

Tengo cualidades y en esto es muy importante como te encuentres psicológicamente para triunfar. Creo que estoy en muy buen momento, han pasado ya los años y estoy en el momento de plantearme si para adelante o para atrás, yo creo que si la suerte me acompaña sí va a ser este el año definitivo que me ponga realmente en el sitio que quiero y sueño.