Lunes, 24 de julio de 2017
Las Arribes al día

San Perfecto y San Lucio

Días pasados nos desplazamos al embalse de Almendra para realizar una jornada de pesca deportiva. Este mes el santoral nos sorprende con algunos nombres de santos que nos llaman la atención, San Perfecto y San Lucio, entre otros. La cuadrilla al completo nos desplazamos al pantano por la zona de la ribera del Manzano, desgraciadamente seca, en el término municipal de Monleras, con todas las ilusiones puestas en pasar una agradable jornada de pesca.

Montando las cañas y demás archiperres nos dirigimos hasta la orilla para lanzar nuestros señuelos artificiales en busca de alguna captura, y como son tiempos de cambios, también han cambiado las especies de peces motivo de nuestros desvelos, lejos quedan aquellos días en las que capturábamos carpas, barbos, bogas gallegos o cachos, tencas, sardas y demás ciprínidos que nos alegraban las jornadas.

Ahora son otras especies las que nos llevan a las orillas de este embalse: lucios, lucio percas, blasses y otros depredadores son las especies predominantes. Hay que recordar que con la llegada de los alburnos y los tipos de cangrejos, carpas y barbos cambiaron sus hábitos alimentarios.

Empezamos la jornada y mis amigos comenzaron a reírse al ver mis señuelos, –no nos digas que con esa pura mierda pican y funcionan– decían al ver el artificial con que iba a pescar. Las bromas se sucedieron durante un buen rato, pero cuando las capturas empezaron a producirse y ellos hacían bolos, vamos cero capturas, las risas cambiaron, el que ríe el último ríe mejor y querían que les dejara mis señuelos, cosa que hice gustoso.

Como las capturas se producían con una regularidad espectacular y con especies distintas, decidimos pescar todos con el mismo artificial, porque para sorpresa de todos picaron carpas de entre dos y cuatro kilos, barbos entre los tres y cinco kilos, lucio percas entre los dos y tres kilos, lucios que alcanzaron los siete kilos de peso, y blasses entre el kilo y casi los dos kilos, una jornada para recordar, el santo del día San Perfecto. 

Buena pesca.

Por José Ignacio Hernández