Martes, 26 de septiembre de 2017

Agricultura y Ganadería gestionará más de 1.361 millones para mejorar la competitividad y productividad del campo

 Rejuvenecer e impulsar la unión del sector y el crecimiento de la agroindustria serán los principales objetivos

Milagros Marcos explicaba las líneas del presupuesto autonómico respecto al campo / FOTO: JCyL

La consejera de Agricultura y Ganadería, Milagros Marcos, ha explicado hoy las líneas del proyecto de presupuestos para 2017 ante la Comisión de Economía y Hacienda de las Cortes de Castilla y León, unas cuentas que alcanzan los 1.361,4 millones de euros. Excluyendo la cuantía de la Política Agrícola Común (PAC) que asciende a 923,8 millones de euros, el presupuesto propio de la Consejería se incrementa un 7,7% hasta superar los 437,6 millones de euros, lo que supone más de 31,1 millones de euros más respecto al año anterior.

Como destacó Marcos, el 91 % de este presupuesto (1.235,2 millones de euros) se transferirá directamente al sector y el otro 9 % servirá, fundamentalmente, para la gestión de ayudas e inversiones. De este modo, más de 9 de cada 10 euros irán directamente a los más de 80.000 agricultores y ganaderos de la Comunidad, a la industria agroalimentaria y al desarrollo rural.

Las cuentas de este año tienen unas prioridades claras: rejuvenecer el sector y mejorar la competitividad y productividad del campo, ajustar los costes de producción impulsando la innovación y la tecnología, fomentar la organización y la formación, y buscar una coordinación con la agroindustria, apostando por la calidad, la diferenciación y la comercialización. Todo ello con un objetivo común: el crecimiento del sector agrario y agroalimentario de Castilla y León y su imprescindible relación y equilibrio.

Rejuvenecimiento del sector

La Consejería de Agricultura y Ganadería va a desarrollar diferentes líneas que van a pivotar, todas ellas, en posibilitar el acceso de los jóvenes a la agricultura y a la ganadería. Destinará, para ello, 33,3 millones de euros, lo que supone un 6,3 % más que en 2016, de los cuales 28,8 millones irán dirigidos directamente a jóvenes, un 13,7 % más que en el ejercicio pasado.

Para lograr ese rejuvenecimiento, con el objetivo de incorporar 5.000 jóvenes durante el periodo de vigencia del Programa de Desarrollo Rural (PDR), la Consejería dispondrá de cinco líneas de actuación. Una de ellas serán las ayudas a la instalación, que se incrementan un 13 % hasta los 15,2 millones de euros, con prioridad, además, en el acceso al Instrumento Financiero, de forma que las inversiones que realicen en su incorporación podrán ser apoyadas con préstamos garantizados por la Administración autonómica, con independencia de las subvenciones a fondo perdido que reciban para los planes de mejora.

Además, los jóvenes que se han instalado recientemente van a disponer este año de un apoyo específico de la PAC a través de un pago directo que, en su totalidad, asciende a 7 millones de euros. Esta ayuda alcanza el 25 % del valor medio de los derechos de pago básico con un máximo de 90 hectáreas, abono que se verá incrementado en este ejercicio con los nuevos derechos que ha conseguido Castilla y León de la reserva nacional. Hasta ahora, en las dos últimas convocatorias, la Comunidad ha conseguido derechos para 1.922 jóvenes –la región que más ha obtenido de España, con el 25 % del total–, y la previsión es llegar a 2.100 este ejercicio. En consecuencia, un joven puede percibir hasta 81.000 euros, un 50 % más que el periodo anterior.

Otra de las líneas para rejuvenecer el campo es mantener las ayudas a la jubilación anticipada que tendrán una dotación de 4,5 millones de euros, así como la mejora de la formación agraria y agroalimentaria, elemento clave para conseguir la competitividad de las explotaciones, a lo que se destinará más de 4,1 millones de euros. Esta medida se incrementa un 27,5 % con el objetivo de dar formación reglada a los alumnos de los siete centros de formación agraria que tiene la Junta de Castilla y León, poner en marcha nuevas actividades no regladas que den cobertura a las necesidades actuales del sector primario y de la industria agroalimentaria e implantar, el próximo curso, el nuevo Ciclo de Grado Superior de Ganadería y Asistencia en Sanidad Animal en la Escuela de Viñalta (Palencia).

Los jóvenes se beneficiarán también del sistema de asesoramiento de explotaciones que este año tendrá un presupuesto de 2,5 millones de euros y se integrarán, de forma efectiva, las Directrices para la promoción de la mujer en el sector agrario y agroalimentario.

Reducción de los costes de producción

El segundo de los grandes ejes de este modelo de actuación es el aumento de la productividad y la competitividad tanto del sector productor como de la industria agroalimentaria, que contará este año con 276,7 millones de euros, un 15 % más que en 2016. Además de esta financiación, se pondrá en marcha una herramienta nueva, el Instrumento Financiero que, con 22,1 millones de euros, garantizará préstamos para inversiones en ambos sectores por 110 millones de euros. Así, 6,7 millones de euros posibilitarán 35 millones de euros en préstamos para el sector primario y 15,4 millones de euros apoyarán 75 millones para la industria.

Para el sector productor, la Consejería de Agricultura y Ganadería destinará, en su conjunto, 1.129,3 millones de euros, de los cuales 923,8 millones serán ayudas procedentes de la PAC y el resto, 212,1 millones de euros –un 7,6 % más que en 2016– recursos propios. La primera actuación para hacer más competitivo este sector son las inversiones en las explotaciones agrarias, y para ello, se dispondrán de 21,1 millones de euros, un 3,7 % más, con el compromiso de modernizar 7.500 explotaciones en el periodo de programación del PDR.

El presupuesto de 2017 apoyará, además, inversiones en explotaciones agrícolas y ganaderas, con prioridad para los jóvenes, a través del citado Instrumento Financiero que contará, para este sector, con una dotación de 6,7 millones de euros en activos financieros que permitirán líneas de préstamos por unos 35 millones de euros.

La otra gran línea inversora para hacer más competitivo y productivo el sector productor es la referente a las infraestructuras agrarias que contará con una dotación de 66,9 millones de euros, un 6,5 % más. El objetivo recogido en el Mapa de Infraestructuras Agrarias es actuar en 60.000 hectáreas de regadío y llevar a cabo inversiones en 160.000 hectáreas en zonas de concentración parcelaria y con este presupuesto se van a mejorar 98.717 hectáreas y a iniciar actuaciones de regadío en 12.514 hectáreas.

En el marco de la productividad y la competitividad son igualmente necesarias líneas de actuación dirigidas a favorecer los medios de producción agraria, que también tendrán un tratamiento especial en este presupuesto y contarán con 33,4 millones de euros, un 4,6 % más. Así, se destinarán 13,2 millones de euros, un 2,7 % más, a apoyar determinadas producciones y actuaciones ligadas a explotaciones ganaderas, y 20,1 millones, un 5,9 % más, a  seguir avanzando en sanidad vegetal y animal para conseguir eliminar barreras comerciales y abrir mercados. Se incorpora una partida nueva de 857.144 euros para entidades locales, para subvencionar cerramientos para pastos comunales, lo que contribuirá a la mejora sanitaria.

Más de 1.000 millones para apoyar las rentas agrarias

La competitividad del sector va muy ligada al apoyo a las rentas. Más del 35 % de la Renta Agraria de Castilla y León procede de apoyos públicos como son las ayudas de la PAC, las subvenciones al desarrollo rural para la agricultura sostenible y con limitaciones, los seguros agrarios y los préstamos ganaderos. En su conjunto, la Consejería de Agricultura y Ganadería va a dedicar en el presupuesto de este año 1.004,9 millones de euros.

En cuanto a la PAC, Castilla y León mantiene la cuantía con 923,8 millones de euros y el compromiso de transferir al sector, en el mismo año de solicitud, al menos el 85 % de los pagos. El grueso de esta cifra corresponde al pago básico, pago verde y pago directo a 2.500 jóvenes, lo que supone 776,8 millones de euros que llegarán a 70.000 agricultores y ganaderos de la Comunidad, así como 132 millones de euros que se transferirán a la cuenta de 50.000 beneficiarios en concepto de ayudas asociadas a determinadas producciones como el vacuno de carne, de leche, el sector ovino y caprino, los cultivos proteicos y la remolacha. Otros 9 millones de euros irán destinados al Régimen de Pequeños Agricultores y 6 millones de euros más al sector vitivinícola y al consumo de leche en los colegios.

Respecto a las subvenciones al desarrollo rural se establecen tres tipos de medidas: ayudas al agroambiente y clima, a la agricultura ecológica e indemnizaciones en zonas de montaña y con limitaciones productivas, que en su conjunto suman 72,1 millones de euros. Las referentes al agroambiente y agricultura ecológica incrementan su dotación un 14,8 % hasta los 36,5 millones de euros, 4,7 millones más, lo que permitirá aumentar, ante el nuevo escenario sin cuotas, la ayuda al cultivo de la remolacha hasta un 21 %, dependiendo del tipo de rotación. Crece también la prima en agricultura ecológica un 10 % para aquellos que se acojan a este régimen en toda la explotación, medida que reforzará el Plan Estratégico de Producción Ecológica. El resto de la dotación presupuestaria, 35,5 millones, serán para ayudas a las zonas de montaña y con limitaciones especiales.  

El tercer bloque de ayudas para apoyar las rentas de los agricultores y ganaderos de la Comunidad es el de los seguros agrarios. Para hacer frente a las adversidades climatológicas, la Consejería de Agricultura y Ganadería incrementa un 50 % respecto a 2016 la partida dedicada a los seguros agrarios hasta 6,8 millones de euros. Marcos incidió en la contratación de seguros por parte de los agricultores y ganaderos y destacó que la Junta de Castilla y León seguirá apoyando líneas de seguros a producciones agrícolas e incrementará la subvención a algunas líneas para mayor acogida como en cultivos extensivos, así como impulsará la suscripción de seguros de retirada y destrucción de animales muertos y la incorporación de apoyos a líneas de seguros en explotaciones ganaderas.

La Consejería de Agricultura y Ganadería destinará, además, 2,2 millones de euros para subvencionar intereses de préstamos ganaderos. Se trata de ayudas a las explotaciones que han pasado dificultades y que tuvieron que recurrir a financiación de capital circulante.

Fortalecimiento y unión del sector productor

En 2017, el cooperativismo contará con más apoyo aún. Se incrementa el presupuesto un 19,2% hasta alcanzar los 3 millones de euros con el objetivo de conseguir un sector productor más fuerte y organizado. Como recordó Milagros Marcos, el movimiento cooperativo de Castilla y León cuenta, desde septiembre del año pasado, con una regulación específica que desarrolla la figura de Entidad Asociativa Agroalimentaria Prioritaria de carácter regional, como desarrollo de la Ley Agraria, y este año se presentará en las Cortes la modificación de la Ley de Cooperativas para recoger las necesidades que se están demandando.

Productividad y competitividad en el sector transformador

En lo que respecta a la agroindustria, el sector más relevante del tejido industrial regional, las 3.000 empresas que la conforman alcanzan una cifra de negocio de 10.300 millones al año, lo que supone el 27,5 % del sector industrial de Castilla y León, siendo líder en empleo y en ventas.

Para mejorar su productividad y competitividad, la Consejería de Agricultura y Ganadería destinará 47 millones de euros, de los cuales 31,5 millones se destinarán a subvencionar proyectos a fondo perdido. Incorporará, también, más apoyo a las inversiones en industria agroalimentaria a través del Instrumento Financiero para facilitar el acceso al crédito que ofrecerán las entidades financieras. Serán 15,4 millones en activos financieros que permitirán préstamos por valor de 75 millones y que serán compatibles con la línea de subvenciones anteriormente citada. Entre esas dos actuaciones, este sector dispondrá este año de casi 110 millones, esto es, 76,3 millones de euros más.

Además, se impulsarán aún más las exportaciones con la Estrategia de Internacionalización, consiguiendo que esa salida al exterior de la industria agroalimentaria sea una palanca de desarrollo que arrastre también al sector productor de materias primas.

Investigación y aplicación tecnológica

Como ha explicado Marcos, la investigación y la aplicación tecnológica constituyen elementos de progreso fundamental para el nuevo modelo de plataformas de productividad y competitividad. Por eso, en 2017 se incrementa el presupuesto en este apartado un 26,8 % hasta los 10,8 millones de euros y será el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León el instrumento que desarrolle las acciones incluidas en el Mapa de Investigación Agraria y Agroalimentaria. La Consejería de Agricultura y Ganadería firmará, además, convenios con todas las universidades de la Comunidad para participar activamente en el desarrollo del Mapa.

Los proyectos de investigación abarcarán diferentes campos como la agricultura, la ganadería, la bioenergía, los bioproductos, la bioeconomía y, especialmente, la investigación agroalimentaria, para responder a las nuevas necesidades del mercado, mejorando la competitividad y sostenibilidad del sector en toda la cadena. En la actualidad son ya 66 los proyectos específicos y ‘a la carta’ que se están desarrollando dentro del Mapa de Investigación.

La calidad como hecho diferencial para obtener valor añadido

Más de 6,7 millones de euros, un 50 % más que el año pasado, irán destinados a convertir la calidad en un elemento diferencial en las producciones de Castilla y León. Para ello, la Consejería de Agricultura y Ganadería empleará sus esfuerzos en potenciar la marca de garantía Tierra de Sabor, para que llegue a un mayor número de consumidores y a más mercados, y englobe más productos. El objetivo es, además, que este marchamo tenga repercusión en el sector primario. Desde que se presentó la nueva estrategia de Tierra de Sabor hace un año, la marca cuenta con cien empresas más –948 en total– y la cartera de productos amparados por el corazón amarillo ha crecido en 1.500 hasta superar los 6.000.

En este presupuesto, la promoción y la calidad alimentaria contarán con 5 millones de euros, lo que supone un incremento del 80,6 %, con un apoyo decidido a los consejos reguladores y asociaciones sectoriales que contarán con 1,1 millones de euros, un 27 % más. Se apuesta,

control específicos que avalen el origen de los productos reconocidos en Castilla y León, así como con herramientas de identificación y análisis. Para ello, se destinarán 1,7 millones.

Equilibrio de la cadena de valor

Consciente de los problemas que afectan a la cadena alimentaria –la fragmentación de la oferta y el desequilibrio en el poder negociador–, la Consejería de Agricultura y Ganadería ve necesario impulsar una vertebración estructural que busque un adecuado equilibrio entre los distintos agentes de la cadena de valor. Así, a lo largo del pasado año, ha creado la figura del Defensor de la Cadena Alimentaria, el Comité Asesor Agroalimentario y la Comisión de Política Agraria y Agroalimentaria. Y, en breve, se pondrá en marcha el Observatorio de Precios, que analizará la estructura básica de los precios de los principales productos de la Comunidad y los factores causantes de su evolución en los distintos escalones de su formación.

Diversificación rural

Con el objetivo de impulsar iniciativas empresariales en el medio rural que fijen población, la Consejería de Agricultura y Ganadería destinará este año 20,9 millones de euros a los 44 Grupos de Acción Local (GAL) para apoyar proyectos, principalmente productivos, que generen empleo.