Martes, 26 de septiembre de 2017

Las guerras de Juan Andrés Garzón

Vivir cien años suele ser una entelequia, pero hay personas que lo consiguen. Y puestos a pensar, vivir cien años hoy, es decir haber nacido en 1917, es haber sido testigo de vida de un puñado de guerras, o lo que es lo mismo, el estado natural del ser humano. Cuando Juan Andrés nació los periódicos de la época titulaban cosas como “El comunismo de extiende por Europa” o “Guerra civil en Irlanda”. Joselito y Belmonte toreaban cada año casi cien corridas de toros, o más, y aún hoy es un misterio saber cómo demonios lo hacían. El 3 de junio de 1921 España bota el primer submarino hecho aquí. Se supone que flotó. Hitler es condenado a cinco años de cárcel en abril de 1924. Y por lo que hizo después el hombre se enfadó un pelín. Y la Primera Guerra Mundial y la Guerra Civil Española y la Segunda Guerra Mundial. Y nuestro buen amigo Juan Andrés en su Pozos de Hinojo (Vitigudino), creciendo y creciendo a la vera de sus padres, su ganadería, sus toros bravos…y su historia de fidelidad con Santiago Martín “El Viti”.

 Tanta historia sobre los hombros debe cansar; un fardo asumible por unos pocos privilegiados. Los 80 de nuestra era fueron de vino y rosas para su ganadería y Antoñete (felizmente regresado de cristalinos huesos) su gurú más subrayado.

 Y así fue pasando el tiempo y envejeciendo los goznes de los días humanos. Y Juan Andrés anciano, de su casa a La Viña, de la Viña a su casa, por mayo y por junio sobre todo, a por su feria de Sevilla y San Isidro, sentadito ante la tele.

 Y un día de diciembre de 2003, de charla con los buenos amigos de la Asociación Cultural Taurina Vitigudinense (Germán, Afro…) les trasladamos la idea de que Juan Andrés Garzón tenía que tener un reconocimiento público y popular en su pueblo. La Asociación lo organizó todo divinamente y el 14 de diciembre más de doscientas personas rendimos homenaje a este hombre sencillo, campero y ganadero, ya novestayochesco pero muy lúcido. Y lo demás: tentadero de altos vuelos, figuras del toreo y la ganadería, cena luminosa y emotiva en el Quijote…

1917-2017. Demasiadas guerras Juan. Merecido descanso amigo.