Miércoles, 22 de noviembre de 2017

El chasco susanista tras la batalla de los avales

Susana Díaz, en la sede del PSOE de Salamanca

Aunque Ferraz no ha desglosado los datos ni por provincias ni por comunidades autónomas, finalmente ha quedado establecido que en Castilla y León Pedro Sánchez ha superado en unos 300 avales a Susana Díaz.

Aunque los datos sean forzosamente oficiosos, el saldo final de esa batalla en la comunidad indica que el ex secretario general se ha aproximado a los 3.700 avales, en tanto que la candidata andaluza no ha llegado a los 3.400. Ello ha supuesto un enorme chasco para el susanismo, que, pese a contar en sus filas con seis secretarios provinciales del partido, solo ha superado a Sánchez en numero de avales en las provincias de León, Palencia, Soria y Ávila, viéndose superado en las cinco restantes.

El revés ha sido especialmente duro para aquellos secretarios provinciales que, habiendo sido sanchistas hasta la médula, han comprobado que la militancia no ha secundado mayoritariamente su conversión al susanismo. Es el caso del segoviano Juan Luis Gordo y del zamorano Antonio Plaza, quienes han quedado en manifiesta minoría ante la militancia. Otro tanto le ha ocurrido al salmantino Fernando Pablos, aunque a este cabe aplicarle la eximente de que nunca ha sido un gran entusiasta de Sánchez.

Otro de los conversos al susanismo, el leonés Tino Rodríguez, también ha salido trasquilado del trance, si éste se analiza en clave interna. Una cuarta parte de los 1.229 avalistas leoneses a Susana Díaz han sido aportados por el sector crítico con el secretario provincial, lo que quiere decir que, sin dicha contribución, Rodríguez no habría llegado a alcanzar la cifra de 948 avalistas conseguida por Sánchez. Y las victorias susanistas en Palencia en Soria han sido más apretadas de lo que se esperaba, en ambos casos por debajo de la de Ávila, donde sigue controlado el partido la gestora nombrada en 2014.

Si a ello se añade el contundente respaldo a Sánchez en Valladolid y Burgos -provincias en las que el ex secretario general ha duplicado en avales a la candidata andaluza- se comprenderá el gran chasco del susanismo en Castilla y León. Pensaban que la batalla de los avales iba a ser aquí poco menos que un paseo triunfal y no salen de su asombro ante el revolcón sufrido a manos de los partidarios del ex secretario general. Con todo lo que ello supone no solo ante las primarias del 21 de mayo, sino de cara a un futuro congreso autonómico en el que no esperaban encontrar resistencia.