Domingo, 23 de julio de 2017

A las dos de la tarde

   Sentado a la sombra del membrillo, escuchando el idioma del viento, cantos de pajarillos, la chirría de los grillos, los cencerros de las vacas al sol de las dos de la tarde. Cruza de oeste a este un ejército de hormigas aladas y una mariposa blanca se posa en tu rama para hablar contigo!!

   Hace una semana compartimos el último trago de cerveza, un pequeñajo regó tu huerto, es época de sed en el campo y en estos días aparecen tus primero brotes, hoy viernes, dan lluvia en Baños que bañarán tus ramas.

   Como en cada visita escuchamos a Dani, con su voz rota, la canción que compuso para ti Miguel Hernández sin saberlo, aquél al que llamaron  “poeta cabrero”.

   Confiamos en que estés bien.

   Es muy duro pensarte, aún no creemos que ahora estés de otra manera.

   Yo, por mi parte, te sigo admirando, recordando tu gesto amable y tu voz viva.