Jueves, 29 de junio de 2017

¡Rebajas y mas rebajas educativas!

Como si de unos grandes almacenes se tratara, nuestra denostada educación ya esta en rebajas hasta el 90%. Cada vez es más fácil tener especialidades varias(ignorante, desinformado, iletrado, profano) y ademas pasar por las aulas de la universidad para el día de mañana al mismo precio(las rebajas han de continuar) ser médico, maestro o ministro(para esto nunca han exigido formación )

¡En breve sólo quedarán las ruinas!

 

"En el sentido más amplio del término, la educación es la herramienta que nos permite" convertirnos en "ciudadanos que aportan a la sociedad, capaces de buscar y expresar la verdad, de contribuir a que las comunidades y las naciones alcancen una vida mejor"(F.Mayor Zaragoza). Es lo que él llama "aprender a ser".

Como docente que soy, cada día me preocupa la deriva a la que se somete a la Educación. Partidos con unas ideas coherentes que se convierten en incoherentes cuando los demás ponen en peligro sus votos. Políticos que ofertan  ”facilidades” para así ganarse el aplauso unánime de los “tontos”. Agrupaciones (no puedo llamarlas partidos políticos) de insensatos que cada día mueven el volante a uno u otro lado sin preocuparse por lo más importante: la formación integral del alumno, de la persona.

La Educación en España, se toma como una vela de catamarán, cada “irresponsable” de turno la orienta según su viento pero obviando el aire global. Y cuando se llegan a situaciones como las actuales, donde un grupo apuesta por revertir el camino tomado, exigir lo que nunca se debió de olvidar ya saltan a la yugular los que apuestan por las facilidades, las no depresiones, el trabajo sin sudor y el pensamiento sin neuronas; originando un cambio en el planisferio educacional  ante el miedo de que las urnas les aparten de sus mullidos sillones. Esos que ahora exigen, y por lo visto han conseguido, la educación y los conocimiento a la carta son los mismos que criticaran mañana el haber dado este giro, los mismos que en su momento se dedicaron a limar conocimientos , actitudes y objetivos calificando de cum laude a todo el que llegaba con el dedo meñique a la fosa nasal.

Firmo y ratifico todas y cada una de las palabras que Ricardo Moreno Castillo, vierte en “La conjura de los ignorantes”. Es muy triste, deprimente y desquiciante observar como alumnos, incluso profesores, ignoran muchas cuestiones y el pensar brilla por su ausencia, la actitud ante el trabajo y la vida desaparece de los diccionarios y solo nos basamos en wiquipedias confusas y confundidas que nos dan la razón como a los tontos.

Desde la reforma educativa del año 1990 los niveles de conocimiento de los alumnos caen en picado y el mal comportamiento en las aulas sube como la espuma. Entre los entusiastas de la reforma hay quienes niegan sencillamente los hechos. Otros los reconocen, pero los atribuyen a causas externas: cambios sociales, presencia de inmigrantes y a lo reacios que son los profesores a las novedades.

 Pero la única realidad se encierra en la falta de apoyo a la Educación, la llegada a la docencia de muchos cómodos con teorías zen en un mundo industrial y competitivo, el pasotismo de padres  más ocupados de llegar a conseguir “calidad de vida” que de generar una vida con calidad, la politización absoluta en las aulas a niveles que rozan lo arcaico, la fragmentación de la célula educativa (padres, alumnos, docentes) provocada  para mover las cuerdas de la “marioneta de la Educación” al antojo del titiritero de turno.

Nos quieren llevar a una especialización, generando la mayor mentira social. Y nos quieren llevar aquellos que realmente se han especializado en no hacer nada.

La especialización nos reduce al papel de individuos pasivos y previsibles, que contemplan el mundo desde una torre de marfil (como sólo sabemos hacer una cosa!!). pero desde nuestra torre, no podemos enfrentarnos al mundo, a los problemas que nos generan y a los que generamos.

No podemos ni debemos ser meros espectadores de las fuerzas que determinaran la vida y el futuro de nuestros hijos y nietos, no podemos seguir formando ignorantes, cómodos y absurdos personajes que dirimirán nuestra vida más pronto que tarde.