Miércoles, 26 de abril de 2017
Las Arribes al día

La primavera abre la caza del zorro en madriguera

Con esta técnica se puede poner remedio lo que provocan vertederos, basura, carroña, o desperdicios de granjas pecuarias

En la caza en madriguera se autorizan tres cazadores  |  CORRAL

En un momento en el que la actividad cinegética rinde gran parte de su protagonismo a la gestión de los cotos, la llegada de la primavera es sinónimo de cría, de un periodo en el que las especies se sobreponen a los rigores del invierno.

Pero si existe un animal que ha sabido sobreponerse y adaptarse más allá de lo que la naturaleza repone cada año, ese es ‘maese raposo’; nuestro astuto, sigiloso y listo zorro que campea a sus anchas por cualquier rincón de nuestra geografía y que con la llegada de estos meses recupera para su desgracia el protagonismo en la caza en madriguera,

Se trata, pues, de poner remedio lo que provocan vertederos, basura, carroña, o desperdicios de granjas pecuarias; en definitiva, un sinfín de recursos alimenticios que el hombre le ha dejado en bandeja a este prolífico e incansable cazador cuyas poblaciones llegan a causar desequilibrios que más pronto que tarde pagan otras especies.

Así pues, queda claro que es la primavera el momento más idóneo para intentar controlar las poblaciones de este oportunista, y aprovechándonos de las posibilidades que brinda la Ley de Caza de Castilla y León, es aquí donde entra la caza en madriguera, una modalidad de efectividad demostrada para la que se requiere del inseparable amigo del cazador.

La caza en madriguera

La pequeña oquedad por la que se introduce para entrar en las estrechas y oscuras galerías, así como su marcado instinto de supervivencia para el que no duda en emplear su afilada dentadura, en la caza en madriguera obliga a la utilización de razas de perros de pequeño tamaño, ejemplares que deberán estar provistos de buena ‘boca’ y demostrar su valentía ante un enemigo que juega en casa y que sabe que la vida le va en ello, por lo que será imprescindible que nuestro ayudante cuente con un enorme arrojo. Las razas de perros más comunes en la caza en madriguera tienen el apellido ‘terrier’, que como su nombre indica se trata de perros cuyos orígenes se remontan al trabajo bajo tierra sobre zorros, tejones y martas; generalmente razas que provienen de tierras escocesas, son perros vigorosos de estructura alargada, pelo fuerte y marcado carácter, algo fundamental para esta modalidad de caza. Los meses más propicios para la caza en madriguera son marzo, abril y mayo. La normativa autonómica para esta práctica cinegética establece un máximo de tres cazadores, número más que suficiente si se tiene en cuenta que el silencio en torno al vivar es primordial y que, en el caso de huida de la pieza, el disparo suele realizarse a escasa distancia de la madriguera. 

Recomendaciones y razas

Conviene recordar que no se debe introducir más de un perro en la madriguera si no han sido convenientemente adiestrados, pues no sería la primera vez que debido al ardor de la lucha fuera uno de ellos el que sucumbiera bajo las mandíbulas del otro. También, es conveniente portar herramientas para cavar, pues puede suceder que la pieza muerta tapone la salida del can al exterior.

Entre las razas más apropiadas de perros para esta caza son aquellas que portan de apellido ‘terrier’, a las que se suma el Teckel.