Miércoles, 13 de diciembre de 2017

Los sindicatos agrarios reclaman a la Junta medidas para paliar los efectos de la sequía

Asaja recuerda que las previsiones de lluvia para las próximas semanas no paliarán la situación calificada de ‘alerta’ por la CHD para la provincia

Buena parte del cereal o no ha nacido debido a la falta de agua / FOTO: LA ALIANZA

Los sindicatos agrarios mayoritarios de Castilla y León, Asaja y La Alianza UPA- COAG, reclaman a la Junta de Castilla y León medidas urgentes para paliar los efectos de la sequía en el campo. Según el informe de la Demarcación Hidrográfica del Duero, al inicio del mes de abril se ha pasado de ‘prealerta’ a ‘alerta’ -la zona más afectada la de El Tormes- y se debe evitar situaciones dramáticas como las que ocurre en el resto de Castilla y León y, más concretamente, la zona de El Carrión en Palencia, señalan desde Asaja.

Este mismo sindicato recuerda que “las previsiones para las próximas semanas auguran una pluviometría escasa que nada paliará la situación de falta de agua que ya es visible, sobre todo, en el oeste de la provincia donde los pastos se dan por perdidos y los forrajes están gravemente dañados. Las consecuencias negativas no tardarán en llegar en el resto de las zonas cerealistas de la provincia, como se puede apreciar en algunas parcelas”.

En las zonas de regadío los agricultores se han visto obligados a empezar la campaña de riego mucho antes que en años anteriores. La falta de lluvia ha provocado que hayan tenido que abastecer de agua para el nacimiento de cultivos como la patata o el maíz. Además, parcelas de cereales están siendo regadas con el consiguiente aumento de los costes de producción que sufre el agricultor en una campaña que se prevé mala por sequía.

Asimismo, Asaja señala que en la Lonja agropecuaria de Salamanca ya “se ha podido comprobar cómo esta situación empieza a condicionar el precio del cereal. Asimismo, en el campo, la sequía afecta directamente en detrimento no sólo de agricultores sino también de ganaderos al comenzar las primeras especulaciones con productos como la paja o el forraje y, próximamente, el pienso al tener que suplementar la alimentación de los animales varios meses antes de lo habitual”.

La Alianza

Por su parte, la Alianza UPA-COAG asegura que las producciones de cereal y colza en los secanos de la mayor parte de la región están perdidas por la sequía extrema sufrido en las últimas semanas, y corren serio peligro de que se vayan también cultivos de regadío, forrajes y pastos, puesto que el agua disponible es muy bajo o incluso inexistente, y la disponibilidad en la mayor parte de los casos absolutamente insuficiente para sacarlos adelante.

Por ello, solicita la puesta en marcha de medidas de carácter fiscal y relativas al coste de la Seguridad Social (rebajas y exenciones fiscales en el sistema de módulos para todas las zonas afectadas), así como otras de carácter administrativo, como ayudas directas y facilitar el acceso a la financiación.

Además, la alianza considera que deben ponerse en marcha actuaciones dirigidas a evitar penalizaciones o incluso la pérdida de ayudas del régimen de pagos directos relacionados por condicionantes relacionados con el greening o en relación a las agroambientales, y que en sectores afectados representan un significativo porcentaje de los ingresos de los agricultores.

También reclaman que, para reducir costes y evitar la quiebra  a muchas economías familiares de agricultores de la región, que dependen de las elevadas inversiones realizadas en regadío, se aprueben aplazamientos y condonaciones de las cuotas que pagan los regantes en lo referente a las tarifas de riego, canon de riego y cuotas de amortización de obras.

De igual modo, desde esta OPA “apelamos al sentido común y responsabilidad de la entidad Agroseguro, que deberá tener en cuenta la situación de absoluta excepcionalidad que sufrimos en esta Comunidad autónoma para que las tasaciones se realicen con rapidez y ajustándose a la tremenda realidad que sufre el campo de Castilla y León, cuyas consecuencias en muchos casos ya son irreparables, y que requerirán de indemnizaciones ágiles”.   

  • Mapa zonal del informe emitido por la Confederación Hidrográfica del Duero sobre el estado del suelo