Martes, 22 de agosto de 2017

Celebrada la segunda prueba del VIII Certamen de Peñaranda de Bracamonte

Con los salmantinos y jóvenes aspirantes Raúl Montero y Manuel ‘Diosleguarde’

Con tiempo excelente, incluso con calor fuerte al sol, buen ambiente en la plaza, se han lidiado vacas (utreras) de Santa María de los Caballeros (Zamora), que han tenido como denominador común la flojedad, era una lástima porque el ganado tenía presencia irreprochable, trapío, y con los pitones astifinos y limpios, eran nobles fueron al caballo de Sandoval, con fijeza pero poca codicia, nobles y con clase, mejores la que hizo 2ª y 5ª. El ramillete de toreros tuvo el primer lugar en actuar Jorge Rodríguez (Toledo), suave con el capote, asentado con la muleta, siempre bien colocado, atesora buenas condiciones, pero su oponente tenía limitadas las fuerzas, hubo de torear a media altura con buena técnica, pero faltó sintonizar, aunque estuvo en buen tono.

Segunda plaza para Raúl Montero (Salamanca), fácil con el capote tiro de la becerra con buen argumento, faltaba el dominio y con el mismo la ligazón, estuvo animoso, pero falto ajuste, en el nudo de la faena se convenció y confió más, paso con gusto a la becerra pero se nos antojó, que Montero debió estar mejor, labor discontinua.

Tercero Antonio Luis Fernández (Jaén), sobrio de capote, animoso y dispuesto en la muleta toreo con buen trazo, mejoro en la segunda parte, corrió bien la mano, y tiene mucho fundamento y conocimiento en lo que desarrolla, flojito el animal, no desmayo en su actuación.

Ocupó la cuarta plaza Alejandro Adame, producto familiar de México, en la escuela de Madrid, suelto de capote, faena con buena base técnica, consintió con mucho temple no se cayera el animal, su labor tuvo buena sintonía. Adame consiguió pases limpios de buen trazo, pero evidentemente se está haciendo, le funciona bien la cabeza y va en los pasos familiares.

Quinta plaza para Manuel ‘Diosleguarde’, de (Salamanca), lo cierto es que lo esperábamos, a este prometedor novillero, entonado y fácil con el capote, salió muy confiado, el animal tenía sus teclas que tocar, se orientaba por el lado izquierdo, y había que llevarlo muy toreado por el derecho, centrado y bien colocado, aunque un tanto fuera en los remates; manejó con suavidad el engaño, consintió en las series corriendo bien la mano, se deja ver, tiene afición, y sorteo por el pitón derecho una faena con poso y fundamento.

Finalmente el sexto de la partida fue Cristóbal Ramos (Madrid), floja en demasías su becerra en la primera parte, pero el madrileño no se arredró, fue buscándole las vueltas, con un concepto poderoso, tuvo pasajes superiores y tiró de la embestida con buena dosis de tesón y porfiando, no exento de buen gusto, lastima de animal que le quedo corto, pero así es esto.

El próximo domingo otro grupo de jóvenes aspirantes, de los que conoceremos los finalistas para el día 30.

Fermín González