Lunes, 21 de mayo de 2018

Un multitudinario Encuentro despide la Semana Santa 

Las imágenes han salido de la Catedral para regresar a la capilla de la Vera Cruz con el acompañamiento de la asociación Musical Estrela da Beira (Portugal), Banda de Música Tomás Bretón y Montaraces y charros

La Semana Santa salmantina ha puesto punto final este Domingo de Resurrección con el acto del Encuentro, uno de los acontecimientos más arraigados en la tradición religiosa de la capital charra. Se trata de la segunda procesión más antigua de Salamanca después del Santo Entierro que despide una semana de Pasión multitudinaria a la que este año ha acompañado el buen tiempo.

El atrio de la Catedral ha sido el punto de encuentro entre la Virgen de la Alegría (anónimo, siglo XVIII) y Jesús Resucitado (Alejandro Carnicero, 1725). Una escenificación de la vuelta a la vida del hijo de Dios que se concreta cuando el manto negro de su madre se desliza, dejando atrás el luto, el dolor y la tristeza, para hacer visible el blanco de su saya y su capa, que dan lugar a la euforia por la vuelta a la vida de su vástago y todo lo que ésta implica.

Las intensas emociones de esta transformación se han canalizado con reverencias de los pasos, música y una rotunda ovación de los miles de asistentes congregados en la plaza de Anaya. Después, se ha iniciado el recorrido conjunto y final desde el Atrio de la Catedral, Benedicto XVI, Rúa Mayor, Quintana, plaza del Poeta Iglesias, Plaza Mayor, Prior, plaza de Monterrey, Bordadores,  Úrsulas, para finalizar en la capilla de la Vera Cruz.

 

Virgen de la Alegría:

Lugar: Capilla de la Vera Cruz, Úrsulas, Bordadores, plaza de Monterrey, Prior, Prado, Juan del Rey, Quintana, San Pablo, Tostado, Anaya y Atrio de la Catedral. Portada a hombros por las hermanas de carga de la cofradía en andas de carga exterior estrenadas en 2010.

Jesús Resucitado

Lugar: Capilla de la Vera Cruz, Domínguez Berrueta, Ramón y Cajal, plaza de las Agustinas, Compañía, Rúa Antigua, plaza de San Isidro, Libreros, Calderón de la Barca, Benedicto XVI, Anaya y Atrio de la Catedral.

Procesión conjunta:

Recorrido: Atrio de la Catedral, Benedicto XVI, Rúa Mayor, Quintana, plaza del Poeta Iglesias, Plaza Mayor, Prior, plaza de Monterrey, Bordadores,  Úrsulas y regreso a la capilla de la Vera Cruz.

Imágenes: Lignum Crucis (Pedro Benítez, 1675), Santo Sepulcro (1678), Jesús Resucitado (Alejandro Carnicero, 1725) y Nuestra Señora de la Alegría (anónimo, siglo XVIII)

Acompañamiento musical: Asociación Musical Estrela da Beira (Portugal), Banda de Música Tomás Bretón y Montaraces y charros.

Novedades: Jesús Resucitado saldrá sobre las andas del Cristo de los Doctrinos.  Recuperación del paso de las Tres Marías ante el Sepulcro Vacío (Pedro Hernández, 1617). Restauración de las imágenes por Teresa Benito Boyero. Donación de una corona de plata  para la imagen de la Virgen realizada por Orfebrería Castilleja siendo el modelo de la Virgen de la Alegría. Confección de un nuevo ajuar para las tres imágenes inspirado en modelos del siglo XVII. Adecuación de nueva carroza y faldillas encarnadas. 

La imagen de Jesús Resucitado, del siglo XVIII, se atribuye a Alejandro Carnicero y fechable entre 1724 y 1739 porque  fue donada por Manuel Francisco de Parada, al igual que el paso de Los Azotes, con el que comparte características técnicas. Esta atribución ha sido rebatida por la Doctora Virginia Albarrán en su tesis sobre el escultor Alejandro Carnicero, publicada en el año 2012. Jesús Urrea lo atribuye a Juan Alonso de Villabrille y Ron. Representa a Cristo triunfante sobre la muerte, de delicada y alegre anatomía, bendiciendo con la mano derecha y llevando en la izquierda un estandarte con el Cordero Místico bordado. Antiguamente vistió capa encarnada, si bien ahora procesiona desnudo, cubierto solo por el paño de pureza. Lleva al pecho una cruz pectoral de piedras preciosas, aunque en 2007 lució la Medalla de Oro de la ciudad otorgada a la cofradía en 2006 con motivo de su Vº centenario. La imagen se restauró en 2009 debido a las grietas que presentaba en los pies que afectaban a su estabilidad.
Cuatro ángeles músicos del mismo autor, restaurados en 2008, acompañan a la imagen principal el Domingo de Resurrección, llevados a hombros por los cofrades de la Vera Cruz. Tras el paso desfila un palio de respeto blanco portado por congregantes de los Legionarios de Cristo.
 
La Virgen de la Alegría una talla anónima que por su fisonomía y policromía se ajusta a los modelos de virgen de gloria del siglo XVIII. Antiguamente recibía culto en la cofradía bajo la advocación de Ntra. Sra. de la Salud, cambiándose a la denominación actual con la recuperación de la imagen para el desfile de Pascua a mediados del siglo XX. Es una imagen de vestir de dulce rostro. Anteriormente llevaba en sus manos un librillo, hoy perdido y sustituido por un ramo de flores, lo que ha hecho cambiar la disposición de sus manos. En su ajuar destacan la corona y el rostrillo (pieza de orfebrería que rodea la cara de la imagen) en plata con incrustaciones de piedras preciosas, restaurados en 2006 con motivo del Vº centenario de la cofradía.
 
Lignum Crucis

Se trata de una cruz de plata bruñida con armazón de madera realizada en 1675. El armazón de madera y ocho ángeles de la base son obra de Cristóbal de Honorato, la labor de orfebrería corresponde al platero Pedro Benítez y la policromía y dorado de la obra se ejecutó por Pedro Nieto.

La cruz se alza sobre una base lobulada de la que emerge una pirámide cóncava con cuatro arbotantes mixtilíneos. En la intersección de los brazos de la cruz se colocó un relicario de cristal en el que se expone la reliquia de la cruz, Lignum Crucis, donada en 1724 por fray Juan de San Antonio, del convento del Calvario.

La reliquia, portada en un relicario portátil realizado en plata, recibe la veneración de los cofrades en la fiesta fundacional de la Cofradía, de la misma forma peregrinó por distintas iglesias de la diócesis con motivo del Vº Centenario de la cofradía y participa en otros actos como el primer desfile penitencial de la Hermandad del Despojado, apadrinado por la Vera Cruz. La obra fue sometida a una completa restauración en 2008. Desfila a hombros en la procesión del Domingo de Resurrección sobre andas doradas, figurando en las esquinas cuatro angelitos que portan atributos de la Pasión. Completan el conjunto una Inmaculada en el frontal y un San Francisco de Asís en la trasera.

Fotos: Alejandro López

 
  • Encuentro de la Virgen con el Resucitado. Fotos: Alejandro López