Jueves, 27 de julio de 2017

Música en la carretera

Hoy comienza, para muchos, el deseado puente de semana santa y con la llegada de la buena temperatura apetece desconectar y visitar algún recóndito lugar. Pero al igual que para viajar hay que poner el coche a punto y organizar el equipaje, no se nos puede olvidar elegir la música más adecuada para ponernos en marcha.

Personalmente, en los grandes viajes, suelo grabar una compilación con la música que considero que mejor va con el destino elegido. Esto quizá se pasa un poco de lo normal y más aún cuando, en algunas ocasiones, he pedido ayuda a algún amigo para mejorar la selección.

Rarezas aparte, lo ideal es elegir un tipo de música que tenga las características que hagan que no nos relajemos demasiado pero que se ajuste a nuestros gustos personales.

En este sentido la Dirección General de Tráfico en el año 2014 lanzó, por primera vez, una propuesta llamada “Haz tu parte”, con la cual los usuarios de las carreteras podían votar sus canciones favoritas para que otros viajeros pudieran coger ideas y pudieran desplazarse de una forma segura y animada. Entre las canciones más votadas no faltaban los clásicos: Color esperanza, Ama y ensancha el alma, La raja de tu falda, Al partir o Camino Soria, entre otras muchas.

La DGT considera que escuchar música y conducir no tiene por qué crear inconvenientes siempre y cuando se preste atención, de forma prioritaria, a la conducción.

Eso sí, es preciso llevar la música preparada de antemano para no tener que andar cambiando constantemente de canción y perder de vista la carretera.

Hay algunos géneros musicales que son menos recomendables para conducir, como el heavy metal o el rap, que nos pueden incitar a elevar la velocidad; y la música clásica o el chill out, que nos puede relajar demasiado y hacernos perder la concentración.

Dicho queda. A poner a punto los radio cassettes y buen viaje.