Sábado, 21 de octubre de 2017

César y su Caja de Pandora

César Hernández Barreña

AUTÉNTICO: “Acreditado de Cierto o Positivo por los caracteres, requisitos o Circunstancias que en ello concurren”

La Caja de Pandora de este funcionario de carrera, que se muestra orgulloso de que: “Catedráticos de Universidad e Institutos le conozcan porque César les hizo la matrícula de ingreso en el Instituto Fray Luis de León, en su época de estudiantes… Decía yo; que cuando la Caja de Pandora de César se abre, se convierte en un torrente de sorpresas, a saber: Funcionario de carrera, pasión por el rescate de tantas tonadas charras de gran pureza y realismo, “manía” que heredo de su querida abuela la inefable Mariquina, que era gran conocedora de las costumbres y tradiciones populares. Y llegados hasta aquí César me recalca con pesadumbre que: “Cada vez son menos las fuentes verídicas de estas costumbres ancestrales, pues cada persona mayor que muere se lleva con ella una página del libro de la vida”… Y  aquí va su sincero recuerdo del “Tío Fonso” y la señora Eusebia con los que actuó en diversos festivales, nacionales e internacionales.

Prosigamos: César es un “manitas” en tocar y fabricar unos artilugios como los raveles y arraveles; que son instrumentos de resonancia de cuerda, y que se pueden utilizar desde una calabaza seca, hasta una vejiga de cerdo, manejando también hábilmente, la criba, los cencerros para los cantos de arada y los cabezales de las mulas para la trilla, la gaita, el tamboril, el pandero, la herrada, cañas, botellas, tapaderas de pucheros, cantaros…

Para… para. Y de los amuletos, ¿Qué me cuentas?

Tengo una de las mejores colecciones de amuletos de España—Así de rotundo y prosigue: ”De todo tipo, prehistóricos y curiosos; desde dientes de leche de los niños que se utilizaban contra el “mal de ojo”, hasta fetiches, piedras preciosas y semipreciosas, que tienen su significado por el color, y hasta dientes de serpientes…

Yo, por mi cuenta y riesgo añadiría que: “César además; es un conocedor total de boxeo salmantino de una época, con varios libros publicados al respecto, escritor de libros de otras variadas temáticas y compendios. Viajero incansable con “querencia” por Lisboa y sus aledaños. Perfecto anfitrión y muy de Clan familiar, “animador” de crucero por el mediterráneo… encantador de serpientes y ya puestos… pozo sin fondo de ¡gramática parda!!

¿Profeta en tú tierra?

¡Que va….No obstante tengo la satisfacción de que a muchos salmantinos que viven fuera del terruño; les he visto llorar cuando iban a saludarme después de una de mis actuaciones.

¿Muchas anécdotas?

Pues mira, tuve una fenomenal. Siendo ganador de un premio para un viaje-crucero por el Mediterráneo Egipto, Grecia, Malta, Palermo en el barco “Leónides Breznev” con más de 1000 pasajeros. Pues bien; yo que iba a descansar, me encontré cantando canciones charras acompañado por aquella orquesta de ¡músicos rusos excepcionales! Y pude sentir la satisfacción de que un salmantino con canciones puras, encandilaba a tanta gente que allí había…

                             --César y yo hemos terminado la charla cantando –SALAMANCA LA BLANCA… ¡Nada menos!. “En este Mundo actual de las REDES SOCIALES Y DE LA INFORMACIÓN  como ESPECTÁCULO… ¡ALELUYA!

Anselmo SANTOS