Jueves, 29 de junio de 2017

Susana tiene un "marrón"

El PSOE llevaba varios años huyendo hacia adelante y ahora ha decidido huir hacia atrás. Desde las altas esferas socialistas, sus dirigentes no han llegado a percibir el malestar de una gran parte de la sociedad española, su hartazgo y la desilusión palpables ya con las expectativas que se desploman de un PSOE rancio y agotado.

 

 

Es verdad que el Susanato andaluz no tiene un ratón; ni chiquitín ni grande; no hay ratón alguno, ni mucho menos, bolitas de anís, turrón y chocolate. Todo un bluff. Susana Díaz lo que sí tiene es un “marrón” monumental. Los fatuos de la presentación de su candidatura a primarias para liderar la Secretaría General del PSOE en Pabellón I de IFEMA en Madrid, quedó en eso: apariencia, fanfarronada y desilusión.

El PSOE llevaba varios años huyendo hacia adelante y ahora ha decidido huir hacia atrás. Desde las altas esferas socialistas, sus dirigentes no han llegado a percibir el malestar de una gran parte de la sociedad española, su hartazgo y la desilusión palpables ya con las expectativas que se desploman de un PSOE rancio y agotado

La sultana andaluza, haciendo gala de antiguas glorias del partido y de la unidad del aparato, realizó un mitin gritón, visceral, sin apenas contenido político ni programa. “Eso será después”, dijeron sus más fieles lacayos, Mario Jiménez, Cornejo y Conejo, Navarro, Lambán, Abel Caballero, Heredia … Pero ya han pasado días y seguimos en las mismas. Dudamos que muchos políticos sociatas actuales, y bastante de los de antes, puedan encontrar soluciones a los gravísimos problemas que tienen España. Por falta de conexión social de sus cuadros, el PSOE ya no puede producir entusiasmo político entre la ciudadanía.

  El aparato está con Susana y las bases con Pedro, eso dicen todas las encuestas ¿Y con Patxi? Me temo que el exlehendakari vasco está de costurero fiel al establishment para arreglar remiendos de uno y de la otra, aunque tendrá que engañar, o engatusar, a muchos.

No hay floripondio posible que amortigüe la lamentable imagen que el PSOE, oficialista pro Susana, está trasladando a la ciudadanía. Es así porque se ha desconectado de sus votantes, perdiendo el apoyo, fundamentalmente, de los sectores más dinámicos de la sociedad (jóvenes y grandes núcleos urbanos).

No le ha ido muy bien a los andaluces con su gobierno en la Junta de Andalucía deja mucho que desear (ya perdió las últimas elecciones generales). La Autonomía que gobierna es una de las de mayor paro y pobreza de España, con una gestión de la Educación, la Sanidad y la Dependencia casi, casi tercermundistas. Si este “modelo andaluz” es el que intenta trasladar al Estado español, que se lo piense muy requetebién.

La foto de la primera bancada del enaltecimiento a Susana Díaz en su domingo de gloria tenía todo el tufo de un verdadero “vintage” político. Todos los ex dirigentes sociatas, la mayoría adeptos a diversas puertas giratorias, desaparecidos en combate hasta hace unos pocos días tanto como en el ámbito socialistas parlamentario y como en la calle en defensa de un verdadero socialismo.

Susana Díaz, es la sultana de una socialdemocracia andaluza acartonada, diluida, y “jefa” de los barones territoriales, que casi todos han perdido las últimas elecciones, mayoría absoluta o relativa, al igual que todos los ex que la respaldan. ¡Buen equipaje lleva Susana Díaz con estos sociatas para renovar e ilusionar el socialismo!

Hemos escuchado muchas voces, y muchas y veces en estos últimos días, que “O gana Susana Díaz o el PSOE se romperá”. Y culpan a Pedro Sánchez, triunfe o pierda en las primarias, que lo del él, es sencillamente otro partido. Pues claro, ahora se enteran qué es el verdadero socialismo, y no el ese anquilosado, caduco y nostálgico , que lidera Susana y que intenta coser, embaucando a unos y a otros, Patxi López. 

Así que mal, muy mal, se le presentan las cosas a la sultana andaluza con esta recua de sociatas de alto copete. ¡Menudo marrón es la “ruptura” o “escisión” que sobrevuelan el cónclave socialista! 

A este “marrón” Susana suma otros, que vienen nada menos que del gran pope sociata, el antiguo “Isidoro”, ahora ya expresidente Felipe González. Este habla de resetear la socialdemocracia, de renovarla, de hacer análisis y programas, pero ella ha desdeñado el análisis y la ideología, solo quiere ser la nueva líder socialista que gane al PP. Mala cosa cuando esa socialdemocracia cotiza a la baja en Europa y en el Mundo.

Y acabo con una frase de un colega, J.L. Villacañas, catedrático de Filosofía, analista y con excelente criterio independiente en estos lares sobre el futuro de la socialdemocracia de Susana Díaz: … “Así que sólo cabe una posibilidad de que se cumplan los planes de González. Que a todos los mayores de 60 años del país los lleven a los viajes del IMSERSO y les den un filtro de amor que les haga votar a esta mala actriz. Pero incluso esta solución tiene un problema. La mayoría de ellos ya están embrujados por Mariano Rajoy”.