Sábado, 24 de junio de 2017

El Sacyl, una máquina de movilizar manifestantes

El Sacyl se ha convertido en una máquina de movilizar manifestantes. Ayer fueron más de 15.000 los que se echaron a la calle en Benavante para protestar por el cierre de una planta del hospital comarcal, situación que obliga a derivar ingresos hacia el hospital de Zamora capital. La planta, que se había reabierto con ocasión de la pasada epidemia de gripe, fue cerrada por sorpresa el pasado día 10, causando una ola de indignación en toda la comarca compartida por el personal sanitario y todos los partidos políticos.

Desde el cierre de la línea férrea Palazuelo-Astorga, allá por los años ochenta, no se recordaba en Benavente tamaña movilización, muy similar en participación a las “mareas blancas” que vienen sucediéndose contra la gestión del complejo hospitalario de Salamanca.

La manifestación de Benavente viene a unirse a la cebrada el pasado mes en Ponferrada, donde el Hospital Comarcal del Bierzo bate el record de demora (269 días de media) en las listas de espera de toda la comunidad. Ante tan insostenible situación, el SACYL ha destinado 760.000 euros para desviar a dos hospitales privados las intervenciones quirúrgicas en las dos especialidades mas colapsadas: Traumatología (1.488 pacientes con una demora de 362 días en ser operados) y Urología (295 pacientes con una espera medida de seis meses).

El malestar por el deterioro de la gestión sanitaria esta generalizado por igual en los núcleos urbanos y en el medio rural. De la precariedad de la Sanidad rural da idea la situación que se ha producido en el consultorio de Soto de la Vega (León), cuya enfermera se ha visto obligada a desplazarse a pie desde su lugar de residencia, La Bañeza, al sufrir una avería en su coche propio y no tener a su disposición ninguno de los de la zona básica de Salud. Cinco kilómetros de caminata para ir y los mismos para volver a casa al término de la jornada de trabajo.

Y los que volverán a salir a la calle esta semana serán los burgaleses, convocados el próximo jueves por la Plataforma por la Sanidad Pública para reclamar una gestión cien por cien pública del controvertido Hospital Universitario de Burgos (HUBU). A juicio de la plataforma, los informes y comparecencias ante la comisión parlamentaria de investigación han confirmado el escandaloso derroche de fondos públicos en dicho hospital, cuyo sobrecoste se cifra en 657 millones de euros. De momento.