Viernes, 23 de junio de 2017
Béjar al día

La celebración del Abejarock, pendiente de las negociaciones del próximo martes

BÉJAR | El aval de 5.000 € y la negativa del Ayuntamiento a habilitar una zona de acampada, podrían acabar con la celebración en la ciudad de este festival benéfico

Festival Abejarock en la Plaza de Toros / FOTO DE ARCHIVO

El Festival Abejarock está pendiente de la reunión que mantendrán los responsables de la organización con el Ayuntamiento de Béjar el próximo martes, para establecer los términos en los que se va a desarrollar la edición de este año.

En el pleno del pasado jueves el Grupo Municipal Socialista preguntó al Alcalde por el aval de 5.000 € que este año, por primera vez, se exige a la organización de Abejarok, para cubrir posibles desperfectos que pudieran causarse en las instalaciones municipales durante el transcurso del festival benéfico.

La respuesta que dio Alejo Riñones fue que un alcalde tiene totalmente prohibido autorizar cualquier botellón o acampada, y ya el año pasado se paró una riña con botellas rotas que podría haber acabado mal, y él como responsable tiene que poner cierto orden. Añadió que un aval de 5.000 € para un día no costará más de 200 € y esa “será la manera de que los organizadores tengan mucho más cuidado para que no ocurra nada”.

En el turno de ruegos y preguntas del pleno, un representante de Podemos, le hizo notar que todas las tardes en la puerta del consistorio hay un cierto número de personas haciendo botellón, que además molestan a las personas sentadas en las terrazas, sin que nadie haya tomado medidas contra ellos, pese a estar enfrente de la Policía Municipal, a lo que el Alcalde contestó que no tenía constancia de ello, pero que se interesaría por el tema.

La organización de Abejarock, por su parte, no está dispuesta a acceder a la petición del aval, han pasado al consistorio una propuesta para que este año, en vez de celebrar el festival en la plaza de toros, se traslade al Recinto Ferial, con el fin de preservar el BIC, aunque ese espacio sea más grande y les suponga un mayor coste de producción, pero siempre contando con que no les obliguen a presentar el aval. La respuesta recibida por la organización es que en ese caso la fianza se bajaría a 1.000 €, pero que tampoco se autorizaría la acampada.

Después de volver a ponerse en contacto con el concejal de Juventud, Ángel Orgaz, todo ha quedado emplazado para una reunión que tendrá lugar el martes con el Alcalde, pero con la convicción de que si no llegan a un acuerdo se llevarán el festival a otra localidad, donde sean mejor acogidos, “se nos está tratando como si fuéramos delincuentes”, Alberto Prados.