Viernes, 23 de junio de 2017

UPA-COAG solicita a la CHD que habilite un procedimiento extraordinario para resolver el problema de riego en algunas parcelas

Solicitan “buena voluntad” del organismo de cuenca y que aplique las propuestas de esta OPA

La rotación de parcelas obliga a regar fuera de la legalidad según la CHD

La Alianza UPA-COAG ha trasladado a la CHD una propuesta concreta para resolver el problema de riego que está afectando a muchos  agricultores de Castilla y León que sin rebasar la concesión de uso de agua autorizada están sufriendo duras sanciones por parte del organismo de cuenca.

La Alianza UPA-COAG propone soluciones a dos problemas distintos. En primer lugar, a todos aquellos pozos con concesión de Minas, que en algunos casos datan de antes del año 1985, y que por diferente casuística no se han acogido a la reglamentación de la CHD se les debe habilitar un procedimiento especial a lo largo del 2017 para adecuarse a la normativa actual.  Mientras esta tramitación burocrática se realiza a lo largo de todo este año deben suspenderse por parte de la Confederación las sanciones administrativas que se hayan impuesto por este motivo.  

Otro de los problemas que afectan a los regantes de Castilla y León es la multa que están recibiendo de la CHD por el riego de parcelas limítrofes a las de la concesión de agua, simplemente por realizar una rotación de parcelas que reconocen como necesaria las propias administraciones competentes.

En este caso, la Alianza UPA-COAG propone que a través del camino más sencillo como es la modificación de las características de la concesión del titular se permita al agricultor modificar el riego tanto entre parcelas con la misma titularidad como en las que tenga arrendadas, para así cumplir con una práctica agronómica recomendable y básica como es la rotación de cultivos de regadío.

La Alianza UPA-COAG hace un “llamamiento a la responsabilidad del organismo de cuenca para que demuestre su buena voluntad y sea flexible a la hora de aceptar nuestras propuestas que no afectan ni a las masas de agua ni al medio ambiente, y que por el contrario responden al objetivo de que la actividad agraria de Castilla y León sea competitiva y no dañe económicamente los intereses de los profesionales del sector agrario”.