Jueves, 29 de junio de 2017

La huerta sana de Manolo

 

A pocos kilómetros de Salamanca, en el municipio de Pelabravo, hace apenas tres años, Manolo Romero Hernández decidió dejar su trabajo en las obras y dedicarse a cumplir su sueño: una gran huerta ecológica. 

 

                                      Este hombre de carácter inquieto, desde muy joven comenzó a apasionarse por la botánica, investigó, se documentó con los más grandes y tras el éxito del hermoso jardín que posee en el ático donde vive, decidió dar el paso para hacer realidad un proyecto de huerta sana, totalmente cultivada por él. En su huerta no entra ningún producto abrasivo. Genera su propio abono, planta flores antiplagas entre los productos y hace un cultivo rotativo de temporada. No hay ni uno solo de invernadero.

 

En la huerta de Manolo puedes encontrar, desde una inmensa variedad de tomates hasta flores comestibles, que tanto éxito están teniendo entre los clientes, particulares y de diferentes restaurantes de Salamanca.

El verdadero éxito está en la calidad de los productos, cuando  tienes la oportunidad de degustar unas zanahorias, tomates, mini, berenjenas, o unos puerros, acompañados de unas deliciosas violetas, es cuando de verdad distingues el gran manjar que son sus hortalizas, verduras y como no la gran variedad de hierbas aromáticas  y flores comestibles, que  hacen la diferencia de algunos platos en la cocina.

 

Las personas que se preocupan por su salud y sobre todo por la comida que ingieren, van a encontrar en la huerta una gran variedad a unos precios muy competitivos, porque comer sano no es caro. 

Manolo pone pasión en la preparación, en la planificación minuciosa y estudiada de su huerta y ese esfuerzo se ve recompensado en su cosecha. La próxima será su tercera, tiene una aceptación muy grande entre sus clientes que conocen muy de cerca, porque la mayoría han visitado la huerta.  Todos saben que cuando aporten a sus cocinas la variedad de productos que le ofrece, están llevando salud y vida a su familia. Es tan difícil encontrar buenos productos en estos tiempos, que cuando consigues estas delicias ya no las dejas escapar. Este quizá sea el mejor premio para Manolo, la fidelidad basada en la calidad. 

Merece la pena pasearse por esta extraordinaria HUERTA SANA y convencerse  de que lo más importante es aportar productos de excelencia que aporten calidad  y vida a nuestro cuerpo.