Viernes, 25 de mayo de 2018

Futuro masticable  

Un cannabinoide presente en la marihuana sin efectos psicoactivos pero sí terapéuticos, se han colado en numerosos ensayos clínicos y ya ayudan a miles de enfermos en todo el mundo
Algo novedoso en este estudio es la manera de suministrar el CBD

Según nos haya tocado tener más o menos suerte con la salud, pensaremos que la ciencia avanza rápido o que está estancada. Pero de lo que no cabe duda es de que sustancias como el CBD, un cannabinoide presente en la marihuana sin efectos psicoactivos pero sí terapéuticos, se han colado en numerosos ensayos clínicos y ya ayudan a miles de enfermos en todo el mundo.

El último ensayo  se está llevando a cabo en Holanda y tiene que ver con el Síndrome de Intestino Irritable que provoca hinchazón, dolor y cólicos estomacales. Desde 2013 se sabe que el cannabis (y esta sustancia en concreto) es muy poderoso en el tratamiento de las enfermedades inflamatorias del intestino, ya que interactúa con los receptores del tracto digestivo. Algo novedoso en este estudio es la manera de suministrar el CBD. Normalmente se hace a través de aceites o en pastillas, pero en este caso es un chicle (llamado CanChew Plus) que se está administrando a 44 adultos con edades comprendidas entre los 18 y los 65 años. 

Que sea un chicle no es un asunto baladí. Uno de los grandes retos en el consumo de la marihuana medicinal es, además de su prohibición en muchos países, el estigma que supone tenerlo que fumar o consumir en privado y muchas veces sin la garantía de estar tomando la dosis o el tipo de sustancia que realmente nos han recetado o nos conviene. La posibilidad de consumir donde el paciente quiera y sin ser señalado es una garantía, teniendo en cuenta que son personas  en especial situación de vulnerabilidad. Además, el chicle garantiza un suministro continuo de CBD y una mejor biodisponibilidad.

Esta mezcla de chicle y marihuana no es la única, hay otro producto similar que ya se vende en los EEUU y que es una mezcla de CBD y THC (otro cannabinoide pero con poder psicoactivo) y que está siendo estudiado como un posible fármaco para ayudar a paliar los efectos de la esclerosis múltiple. Parece que el futuro se mastica