Martes, 27 de junio de 2017

Cuando “los machos” pasean por nuestras calles

172

¡ADVERTENCIA! El comentario de hoy contiene expresiones y, sobre todo, ideología, que pueden herir la sensibilidad de las gentes del S XXI. Los trogloditas no notarán nada extraño.

“No está solo el polaco ese que habla de que las mujeres son inferiores a los hombres. No está solo, ni todos los que así opinan son nazis.” De esta manera empecé a hablar el otro día en el bar de Emilio, y me aseguré de que todos me atendieran.

Les conté, entonces, que hace unos días, en uno de los pueblos donde he trabajado con motivo de la matanza tradicional, un borrego disfrazado de persona se pasó la mañana haciendo comentarios troglodíticos y dignos del más indigno de los eurodiputados polacos.

Todo empezó cuando alguien, por azar, se chocó por detrás con él. Entonces, entre bromas, voceó…

  • ¡Cuidado, que a los hombres, por detrás, jamás!
  • Ni a los hombres, ni a las mujeres –respondió quien había chocado-.
  • A ésas, por donde quieras, que les gusta. Al principio dicen que no, pero si las enseñas, lo haces por donde te dé la gana, que son muy putas las mujeres. Todo está en enseñarles quién manda –dijo, riendo, mientras golpeaba la palma de una mano con el dorso de la otra-.

Hubo menos polémica de lo que esperaba tras la majadería del cateto. Quizás porque sus convecinos ya le conocían, y los de fuera no teníamos fuerza ante la masa. O tal vez porque, donde parecía que no podía ir a peor, para quitar hierro al asunto el troglodita llevó la conversación a los “maricones”, a los “porculados”, a los “comepollas”, y ya podéis imaginar el tono de los demás los calificativos. Y ahí había mucho más consenso entre las gentes de ese pueblo. Todo fue burla, broma de mal gusto, chanza e insulto. Todo humillación y desprecio.

Unos días después surgió en Madrid lo del famoso autocar, eso de los penes y las vulvas. Y pensé que nos ganarán siempre la partida los que se hacen oír con argumentos ridículos, con aseveraciones ofensivas, con conversaciones dignas de las cavernas.

Mientras tanto, las gentes normales, los del siglo XXI, seguimos dejando que aberrantes diplodocus manchen con sus comentarios nuestras plazas o contamienen nuestras calles con sus autobuses.