Lunes, 11 de diciembre de 2017

Interovic reitera a las CCAA que aumenten al máximo los controles y seguimiento en el etiquetado de la carne de cordero

Ante la estafa en Segovia por la venta de más de 15.000 corderos franceses con el etiquetado de Castilla y León

La Guardia Civil detuvo a carias personas implicadas en una estafa en Segovia por etiquetar corderos franceses como españoles

Ante las recientes irregularidades investigadas por la Guardia Civil en el marco de la ‘operación lechazo’ -tras detectar la venta de corderos franceses como si fueran españoles-  Interovic (Organización Interprofesional Agroalimentaria del Ovino y el Caprino), en nombre del conjunto del sector productor y transformador español, hace un “contundente” llamamiento a las CCAA para que velen por el estricto cumplimiento de la normativa comunitaria, la cual dictamina que es obligatorio recoger el país de origen y sacrificio del animal en el etiquetado.

Nuevamente Interovic ha reclamado a las autoridades autonómicas, las competentes en esta materia, que cumplan con su obligación y realicen todos los controles que sean necesarios para que se cumpla la legislación vigente.

A juicio de la Inteprofesional, ha quedado sobradamente demostrado que los controles o no se realizan con la misma intensidad en todas las zonas productoras y comercializadoras, o se llevan a cabo aleatoriamente o bien no se aplican con la intensidad que tocay exigió el sector hace más de un año.

Y es que han transcurrido casi dos años desde que entró en vigor la nueva legislación UE que obliga a informar sobre el país de origen y de sacrificio y desafortunadamente el nivel de cumplimiento no es ni mucho menos generalizado.

Además, es importante tener en cuenta que los consumidores españoles valoran en un porcentaje muy elevado el origen de la carne tal y como se pone de manifiesto en los estudios de mercado encargados por Interovic donde 4,4 sobre 5 consideran muy importante el origen español de lechal y cordero.

No aplicar, por tanto, lo establecido en normativa puede ocasionar dos situaciones anómalas. Por un lado, si no se especifica el origen, el consumidor carece de la información en sus decisiones de compra, y, por otro, si se incurre en falsificación, el comprador está adquiriendo un producto pensando que es español cuando no lo es.

Cabe recordar que en 2011 la Comisión Europea actualizó la normativa aplicable al etiquetado de los alimentos como consecuencia del interés creciente del consumidor europeo por conocer el origen de los alimentos que adquiere.

Con la nueva normativa se permite, además, que el comprador de carne en el punto de venta cuente con la mayor información posible sobre lo que adquiere a la vez que se garantiza la libre circulación de los alimentos producidos y comercializados, protegiendo así los intereses legítimos de los productores.

Normativa europea

El Reglamento de Ejecución (UE) Nº 1337/2013 de la Comisión establece la indicación obligatoria del país de origen o del lugar de procedencia para, entre otras, la carne de ovino y caprino. En éste se establece la obligatoriedad se suministrar al consumidor final el ‘País de Cría’ y el ‘País de Sacrificio’ de la carne de ovino y caprino en todas sus formas de comercialización.

La Organización Interprofesional Agroalimentaria del Ovino y Caprino (Interovic) continuará denunciando todas y cada una de las irregularidades que detecte y no descarta acudir a las instancias competentes para exigir el cumplimiento de la normativa.

De momento, Interovic se ha vuelto a poner en contacto con las Consejerías competentes alertándoles de esta grave situación que afecta a toda la cadena de valor, especialmente a productores y también a consumidores, para que salvaguarden los derechos de información y evitar distorsiones de competencia en la cadena ganadero-cárnica del ovino y caprino.

Interovic está compuesta en su rama productora: por la Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (ASAJA), la Asociación Nacional de Ganaderos Recriaderos de Ganado Ovino de Carne (Ovicebo), Cooperativas Agro-alimentarias de España, la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) y la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA). Y por parte de la rama industrial/comercializadora: por la Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España (ANICE), la Asociación Profesional de Salas de Despiece y Empresas Cárnicas (Aprosa), la Asociación Española del Curtido (Acexpiel), la Asociación Nacional de Almacenes Frigoríficos de Carnes y Salas de Despiece (Anafric), la Asociación Nacional de Industrias Cárnicas de Ovino-Caprino (ANICOC), la Confederación Española de Detallistas de la Carne (Cedecarne) y Cooperativas Agro-alimentarias de España.