Martes, 25 de abril de 2017

Las asociaciones de Jóvenes Apicultores Salmantinos y Cacereños se unen para defender la trashumancia

Las organizaciones de Asaja vigilarán la aparición de nuevas normativas para evitar abusos sobre explotaciones foráneas en otras provincias

Estas es la primera de las reuniones entre apicultores, pero vendrán muchas más

La Asociación de Jóvenes Apicultores Salmantinos y la Asociación de Apicultores Cacereños se han unido en un frente común en pro de la trashumancia y para atajar los problemas que ambas organizaciones tienen en Castilla y León con respecto a ciertas normativas municipales, sobre todo de la provincia de Zamora, donde se les impide su modo de trabajo.

Tras un primer acercamiento en los últimos días, ambas organizaciones han decidido apostar por la realización de actuaciones conjuntas para que “de una vez por todas se nos escuche y se tomen las medidas pertinentes”, aclara el presidente de la Asociación de Jóvenes Apicultores de Salamanca, Castor Fernández, quien –además– añade que “este problema se lleva arrastrando desde hace mucho tiempo. Son constantes los boicots que se sufren y a esto se suma la libertad de las ordenanzas que regulan tasas desorbitadas a los foráneos o directamente impiden los asentamientos”. Para Fernández, “la Administración tiene que atajar cuanto antes esta situación”.

En este sentido, los apicultores aseguran que llevarán a cabo una constante vigilancia de las normativas que se publiquen en las provincias para denunciar inmediatamente “los abusos por los que pasan los profesionales foráneos”.

Esta ha sido la primera reunión de otras muchas previstas, y aseguran tajantemente que “trabajaremos para defender lo que consideramos justo, nuestro modo de vida y de trabajo y, no sólo no uniremos en temas de trashumancia”.