Viernes, 24 de febrero de 2017
Las Arribes al día

“Todas las ayudas que dicen que te dan son para meterte en bancos y no salir en la vida”

Después de más de 30 años en los que llegó a poseer hasta 450 cabezas, ha tomado la determinación de vender las 200 ovejas que le quedan debido a los ataques de cánidos sufridos
Argimiro Rodríguez Aparicio, ganadero de ovino de carne en Villarino con más de 30 años en sector / CORRAL

No se sabe muy bien por qué la crisis que sufre el sector del ovino obtiene menos atención de las organizaciones agrarias, e incluso de la Administración y de los medios de comunicación que, por ejemplo, el vacuno de leche. Tal vez sea porque, al contrario que este último sector, la crisis que sufre el ovino se centra únicamente en España y sus voces no llegan a Bruselas, aunque tampoco a Madrid. Es algo extraño que los productores de leche de oveja apenas puedan sacar su producto y que los de carne estén cobrando el precio del cordero como hace tres décadas, y que nadie les dé voz. 

Argimiro Rodríguez Aparicio es productor de ovino de carne desde hace más de 30 años en Villarino, y podría decirse que es una víctima más de la crisis que sufre el sector, con bajos precios, subida de los costes de producción y, por último, bajas en su rebaño como consecuencia de ataques de lobos y perros a su rebaño.

Argimiro nació en Peralejos de Abajo hace 57 años. Felizmente casado en Villarino con Isa ‘la peluquera’ (risas) –llevamos muchos años, y feliz a ratos–, y con quien ha criado a Miguel y Mario, sus dos hijos. Fue conocer a Isa, casarse, y de camarero paso a ser propietario de un rebaño de cabras o cabría en Villarino.

¿Por qué decidió hacerse ganadero?

Pues eso lo he pensado muchas veces y más poner cabras cuando en la vida las había visto, cosas de mis suegros (Nati y Fernando Corral, el tamborilero). Me dirían que aquí se ganaba dinero o que se podía vivir… ¡Que hubiera puesto vacas, que fue lo que tuvo mi padre toda la vida..., pero cabras…! Los dos primeros años tuve cabras, pero ya llevo más de 30 años con ovejas.

“Después de un año del ataque aún no he cobrado ni una perra”  

¿Por qué quitó las cabras?

Porque daban mucho trabajo. Había que andar todo los días por el río como un perro, daban mucho trabajo; pero es el terreno de ellas, en Villarino es lo que teníamos que tener, cabras.

¿Cuantas ovejas tiene ahora?

Después de las bajas por los ataques me he quedado con 200, he llegado a tener 450 cabezas de actitud de carne.

Ahora veo que tiene un rebaño homogéneo de Churra.

Sí, he ido seleccionando y solo crío Churra.

¿A quién le vende los corderos?

Estoy en una cooperativa que se llama Asovino, la mejor cooperativa de España. Tiene la sede en Zamora.

Me han dicho que quiere quitar las ovejas. ¿Por qué?

Sí. Mayormente porque no dan dinero y este año me ha atacado el lobo y perros, y he tenido muchas pérdidas. Unas 40 bajas entre muertas, desaparecidas y mordidas, sin contar abortos y demás.

¿Qué pasó con los ataques a las ovejas, los denunció a la Junta?

Sí. Solo una vez me certificaron que había sido el lobo, el resto dicen que fueron perros, alguno también se ha matado. El ataque de lobo que me certificaron fue el 11 de febrero de 2016, va a hacer un año, pero todavía no he cobrado ni una perra. Creo que fueron ocho ovejas, de ellas cuatro muertas, otras desaparecidas y alguna mordida. No he cobrado nada aún porque, al parecer según me dijeron los forestales la última vez que vinieron, el informe no estaba bien hecho. Me dijeron que lo reclamara y ya lo he hecho, pero de momento no he tenido resultado.

¿Qué opina del lobo?

Pues que tenemos acostumbrarnos a convivir con él, eso está claro.

¿Tiene perros?

Tenía dos perros bien buenos, mastines, pero no sé qué pasaría con ellos, me los mataron, me los robaron… Ahora, si sigo con ellas, tengo que conseguir alguno, me fastidia porque seguro que le va a pasar lo mismo, pero bueno, tendré que intentar conseguir alguno. No sé por qué no cómo, pero de la noche a la mañana me desaparecieron.

Eso del lobo a mí me lo ha dicho un señor de la Junta, que tenemos que acostumbrarnos a vivir con él. Y luego los meloncillos, que hay muchos, y eso dicen que ataca a las ovejas también.

Dicen que no está demostrado. ¿Y los buitres nunca le han atacado?

En ovejas vivas nunca. Y eso que sí lo he oído a mucha gente, pero nunca he visto que un buitre ataque a un animal vivo.

¿Qué diferencias ha notado en estos 30 años como ganadero de ovino?

No ha cambiado nada. Todo vale como entonces, incluso peor, porque a los que ordeñan casi no le llevan ni la leche. A mucha gente no se la recogen y los corderos valen igual que hace 30 años…, ya me contarás. Vivimos gracias a la poca o mucha subvención que nos den… Yo lo considero así. La leche no vale nada este año.

Y si los corderos tuvieran un precio como Dios manda, ¿aguantaría?

Yo creo que no, ya estoy muy quemado de las ovejas. Voy a tener que aguantar porque no las voy a vender. Me llaman muchos pero no hay dinero.

Decía antes que los precios eran igual que los de hace 30 años…

Igual. No ha cambiado nada.

¿Cuánto vale una oveja?

Las he tenido ajustadas en 73 euros cabeza, aunque por circunstancias ajenas a mí al final no se las llevaron. Yo las he llegado a pagar a 32.000 pesetas (200 euros), algunas que compré de leche hace más de 20 años, pero es que ahora encima valen menos las de leche que las de carne.

¿Y el precio del pienso?

Pues más caro, indudablemente. Si hubiera bajado el precio del pienso…, pero es que ha subido y el producto nuestro está igual que siempre.

¿Cuánto cobran de subvención por oveja?

Es que ya no funciona así. Ahora te tienen asignado un pago básico dependiendo de lo que cobrabas atrás, y luego hay una bolsa de dinero y a razón de las ovejas que haya al finalizar el año puedes cobrar entre 9, 10 y 11 euros. Últimamente sobre los 11 porque hay menos ovejas al irlas quitando la gente que sin que se repongan.

“El que se meta de nuevo necesita 100.000 euros para empezar”

¿Y si quita las ovejas, qué va a hacer?

Bueno, pues a trabajar en lo que se pueda, en la Central o en el Ayuntamiento. De todas formas dejaría unas pocas para entretenerme y para hacer queso casero, no las quitaría todas.

¿Qué le diría a esos jóvenes que no tienen trabajo y que se les está pasando por la cabeza poner ovejas?

Que no se metan. Esto que voy a decir sí que está bien que lo sepa la gente. Si es un traspaso de explotación de padres a hijos me parece bien, si no nada. El que se tenga que meter de nuevo necesita 100.000 euros para empezar. Te exigen una nave de no sé cuántos metros, 400 ovejas, seis hectáreas de terreno propias… ¿A ver quién tiene eso para empezar? Todas las ayudas que dicen que te dan son para meterte en bancos y no salir en la vida. Si no es de padres a hijos no merece la pena, bajo mi punto de vista. Te dan dinero pero te hacen meter en tres veces más de lo que te dan y luego los bancos te comen. Eso está claro.

Bueno, en Villarino es un poquito más fácil por la disponibilidad de terreno a bajo precio…

Pies sí. Imagínate que si estás en otro sitio y tienes que arrendar 200 hectáreas, solo a 50 euros la hectárea ya es una pasta. Y aquí pagamos muy poco, la verdad. Pero la inversión es la misma, aunque aquí si hay pasto tienes la suerte de que es a bajo coste o a cero, por decirlo de alguna manera.

¿Algo que quiera añadir?

Pues a mis hijos, que si pueden, no quisiera que estuvieran en el campo.

Pero tiene que haber gente para todo. Me dicen que Ud. ha vivido bien.

Si, gracias a Dios, casi diría que demasiado bien.

El ovino, un sector de gran relevancia en Castilla y León

Castilla y León es una comunidad donde el sector ovino tiene un peso muy relevante en el conjunto de España. Con tres millones de ovejas, lo que supone el 19 % del censo nacional, es la primera productora de carne y leche de oveja del país, y es Zamora, dentro de la Comunidad, la provincia con mayor capacidad de producción: 675.000 cabezas (el 22 %). Además, el valor de la producción en la fase primaria asciende a 535 millones de euros, lo que supone el 10 % de la Producción Final Agraria y el 20% de la producción animal.

En cuanto a leche, Castilla y León representa el 62 % de la producción nacional con 275 millones de litros que salen de las 3.000 explotaciones existentes, que tienen una importante base cooperativa. El sector cuenta con 36 cooperativas que comercializan más de la mitad de la producción, cuyo principal destino es la industria quesera.

En lo que respecta a la carne de ovino, en los mataderos de Castilla y León se producen 29.000 toneladas, lo que supone el 25 % de la producción española. Además, el 60 % de los corderos sacrificados en la Comunidad son lechazos, convirtiéndose así en líder en este segmento a nivel nacional.