Miércoles, 18 de julio de 2018

La villa de Mogarraz, un pueblo con encanto

Fue construida y repoblada en el siglo XI por franceses, gascones y rosellones y su arquitectura civil, de tramonera y piedra, se ha conservado perfectamente hasta nuestros días 
Esta villa medieval situada en el corazón del Parque Natural de las Batuecas y Sierra de Francia, fue construida y repoblada en el siglo XI por franceses, gascones y rosellones. Su arquitectura civil de tramonera y piedra, se ha conservado perfectamente hasta nuestros días, siguiendo los patrones de las casas serranas con entramados de madera, piedra y adobe, destacando la altura de las viviendas.
 
Han sabido conservar la tradición de oficios heredados desde la edad media como carpinteros o herreros, y sobre todo destacan sus trajes tradicionales, joyería, bordados y zapatos. Artesanía extensamente conocida en toda España y en el extranjero.
 
Su abundante vegetación refleja la doble influencia climática, atlántica y mediterránea, alternando bosques de robles y castaños, con cultivos mediterráneos plantados en bancales como olivos, viñas y cerezos sujetos por los paredones. Una solución que protege el suelo y aprovecha los desniveles existentes.
 
Declarada Conjunto Histórico-Artístico en el año 1998.
 
Fotografías:
 
Vecinos de Mogarraz con trajes de fiesta en la Plaza del Solano (1918)
Jules Gervais-Courtellemont.
 
Una de las calles de Mogarraz. (1925)
Ruth Matilda Anderson.
Fuente textos: Los pueblos más bonitos de España.