Martes, 25 de abril de 2017

La mejora en sanidad animal se traduce en menos controles sanitarios

La Alianza UPA-COAG considera que las medidas adoptadas en relación al saneamiento ganadero permitirá una mayor flexibilidad para las explotaciones y una mejor salida al mercado
La bajada de la prevalencia en tuberculosis y brucelosis conllevará una reducción de los saneamientos / CORRAL

La lucha frente a la brucelosis bovina y la tuberculosis ha evolucionado de forma positiva después de que la Consejería de Agricultura y Ganadería consiguiera  que el Programa Nacional reconociera las peculiaridades de Castilla y León y las demandas del sector, incluyéndose un nuevo rango para las comunidades autónomas que tengan una prevalencia de tuberculosis entre el 1 y 2%.

Según lo anterior, para la Alianza UPA-COAG las medidas adoptadas en relación al saneamiento ganadero “son un avance en la buena dirección que permitirá una mayor flexibilidad para las explotaciones y una mejor salida al mercado de las producciones ganaderas de la comunidad”.

Todo ello es de suma importancia para el sector ganadero regional, ya que Castilla y León, con 1.300 explotaciones de vacuno de leche, 3.450 cebaderos y 19.466 de vacuno de carne en el año 2015, se está convirtiendo en una de las principales comunidades exportadoras de carne de España en una época donde el consumo interno se ha reducido en los últimos cinco años en 1,6 Kgs. por persona y año, es decir 73.000 toneladas menos. “Hemos pasado de unas exportaciones casi anecdóticas a exportar 34.311 Tm de canales de bovino, el 19% de toda la carne vacuno exportada por España (los principales destinos fueron Portugal, Países Bajos, Francia y Argelia), y 14.145 animales vivos (principalmente a países árabes: Líbano, Libia, etc.)”, recuerdan desde de la OPA.

Ante esta nueva situación, “nuestro status sanitario nos permite incrementar nuestras posibilidades de exportación, una de las pocas salidas para garantizar la rentabilidad a un sector que produce un 20% más de carne de la que se consume en España”.

Brucelosis bovina

La positiva evolución de la lucha frente a la brucelosis bovina, aún pendientes de obtener los resultados finales del año 2016 permite que en el día de ayer se votara en la Unión Europea la propuesta de declaración como “oficialmente libres de brucelosis bovina” a las provincias de Burgos, Valladolid y Soria. Para el reconocimiento de una provincia como oficialmente libre de la enfermedad es necesario mantener una prevalencia de 0,2% durante tres años consecutivos. Desde la Dirección General se quiere ampliar esta consideración también a la provincia de Zamora y Salamanca.

Esta declaración supone que en estas provincias sólo se realizarán las pruebas de diagnóstico de brucelosis bovina en el 20% de las explotaciones y únicamente a los animales mayores de 24 meses de edad (hasta ahora se realizaba en todas las explotaciones y en los animales mayores de 12 meses.) Además, esta declaración implica que no se tendrán que realizar las pruebas de diagnóstico previas al movimiento de los animales.

Tuberculosis bovina

Desde la Dirección General de Producción Agropecuaria se ha conseguido que el Programa Nacional reconozca las peculiaridades de Castilla y León y las demandas del sector, incluyéndose un nuevo rango para las Comunidades Autónomas que tengan una prevalencia de tuberculosis entre el 1 y 2%. Hasta el año pasado el estatus sanitario únicamente diferenciaba a las Comunidades autónomas con una prevalencia superior o inferior al 1%, por lo que igualaba a Castilla y León, con una prevalencia del 1,93% en 2015, con otras CCAA con unas prevalencias superiores al 10% como Andalucía (17,24%) o Extremadura (12,23%). Este nuevo escalón nos permite diferenciar a Castilla y León de estas CCAA.

Para lograrlo ha sido fundamental la inspección europea realizada el año pasado. El equipo auditor concluyó que las medidas adoptadas en Castilla y León han sido las correctas, y que gracias al esfuerzo coordinado y al compromiso político y técnico con el sector ganadero se ha conseguido reducir la prevalencia de la enfermedad, al contrario que en otras CCAA en las que la prevalencia de la tuberculosis ha aumentado.

Este nuevo escalón diferencia a las CCAA que tienen una prevalencia inferior al 1%, entre 1-2% (Castilla y León) y superior al 2%. Esto nos va a permitir:

  • En las explotaciones con máxima calificación sanitaria, T3 histórico (T3 durante 3 años) se realizará la interpretación estándar de la prueba de la tuberculina, considerándose los animales positivos aquellos que tengan un aumento del grosor de la piel superior a 4 mm. Hasta ahora, en CCAA con prevalencia superior al 1%, como Castilla y León, se realizaba una interpretación severa de la prueba de la tuberculina, considerándose positivo y marcando cualquier animal dudoso, que presentara un incremento del grosor de la piel entre 2 y 4mm.

Actualmente en Castilla y León el 93% de las explotaciones están calificadas como T3 histórico, que se van a beneficiar de esta interpretación estándar de la prueba de intradermotuberculinización simple.

  • Reconocimiento del municipio como unidad mínima para la calificación sanitaria, y no por Unidades Veterinarias como hasta ahora.

Este reconocimiento de municipios calificados implica la calificación de oficio de las explotaciones ubicadas en esos municipios, incluidos los cebaderos, que podrán exportar sus animales sin necesidad de realizar las pruebas de saneamiento.

Hasta ahora el 80% de los cebaderos de Castilla y León podían exportar sus animales, la mitad sin necesidad de realizar pruebas, pero la otra mitad sí que estaba obligada a realizarlas. A partir de este momento, el 80% de los cebaderos de Castilla y León podrán exportar sus animales sin necesidad de realizar las pruebas diagnósticas. Se suman 1.100 cebaderos que no necesitan realizar pruebas para exportar gracias al reconocimiento de municipios calificados.

  • Flexibilidad de movimientos.

Se permite el movimiento de terneros de cebo de las explotaciones positivas a cebaderos controlados (deben ser cebaderos, no explotaciones de madres en las que también se cebe y que no estén ubicados en municipios calificados).

Brucelosis ovina

Castilla y León está libre de brucelosis ovina; sin embargo, se debe insistir en la importancia de controlar la compra de corderos (sobre todo los destinados a la reproducción) desde Extremadura principalmente, que no tienen el mismo status sanitario que nosotros e implica un riesgo añadido.