Miércoles, 20 de septiembre de 2017

Número Cero

El placer de la erudición está reservado a los perdedores (Umberto Eco)

“…antes los apocalípticos eran los que criticaban y rechazaban. Hoy son los que critican, pero a la vez usan estas cosas, así que es un discurso interno: yo soy muy crítico con Wikipedia, porque contiene noticias falsas. Las hay también sobre mí, falsas y no falsas, pero utilizo Wikipedia, porque si no, no podría trabajar”.

Umberto Eco… según Wikipedia

 

Acabo de terminar el que acabó por ser el último libro de Umberto Eco, Número Cero; confieso que, hasta la vuelta de tuerca final, no me estaba cautivando del todo; sin embargo, ese giro ˗lean, lean˗, nos lleva, a los que tenemos algunos añitos, a la época “en la que todo empezaba”, nos hace recordar… y asustarnos un poco, tal vez; o nos provoca una sonrisa con algo de sorna; vamos, que documenta nuestro escepticismo, nuestra dificultad cada vez mayor para comulgar con ciertas ruedas de molino que tragan con facilidad quienes creen que el mundo empieza con ellos y ellas, que son los únicos que entienden, que descifran las conspiraciones, las intenciones ocultas, los master mind detrás de que lo que ocurre.

La traducción, aviso, es una pena; imagino que mis amigos mexicanos ˗y argentinos, chilenos, hispanohablantes en general˗ pondrán el grito en el cielo ˗o mentarán madres˗ porque los españolismos son excesivos y, sobre todo, facilones; ¿a poco “va que chuta” es la mejor manera de traducir su equivalente en italiano?; ¿“pimplar”? Hay más, pero esos bastan como ejemplo de algo que deben entender los editores: también en España tenemos otras expresiones más comprensibles para todos; si la editorial sabe que va a hacer una única traducción para un libro de un autor tan vendedor como Eco, deben esforzarse en que sea mejor; no digo a aquel español neutro del Selecciones del Reader´s Digest, que tampoco sería lo más recomendable, pero seguro que pueden llevarlo a uno con el que cualquier hablante se pueda sentir cómodo.

No voy a destripar la trama, pero sí a homenajear a Eco copiando la estrategia ˗ compartir fragmentos del libro˗ de uno de mis articulistas favoritos, el mexicano Gil Gamés:

 

“Los perdedores, como los autodidactas, tienen siempre conocimientos más vastos que los ganadores. Si quieres ganar tienes que saber una sola cosa y no perder tiempo en sabértelas todas; el placer de la erudición está reservado a los perdedores”.

 

“Los periódicos nos cuentan lo que ya sabemos, por eso venden cada vez menos […] el destino de un diario es parecerse a un semanario. Hablaremos de lo que podría suceder mañana…”

 

“…hoy en día, para rebatir una acusación, no es necesario probar lo contrario, basta deslegitimar al acusador”.

 

¿No les parecen frases que explican el mundo de hoy?… ¿o al menos, cómo nos lo cuentan?… ¿O cómo nos lo contamos?

No sé qué es peor. Porque el libro es, en el fondo, un ensayo sobre cómo el exceso de información ˗más bien, de lo que pensamos que es información˗ lo que consigue es una sociedad plenamente desinformada… que cree que lo sabe todo y no necesita saber más…

Para muestra, el botón de las últimas noticias sobre México: lo resumo en que, en un mismo párrafo de una nota de un gran periódico serio, aparecieron la expresión “ola de indignación en el país” ejemplificada en una manifestación de 50 personas en esta ciudad en la que vivo (de unos cuantos millones de habitantes). O el corresponsal no vive en el mismo México que yo o solo habla con quien le da la razón…

No hay más ciego que el que quiere ver…

@ignacio_martins

https://www.facebook.com/ignaciomartinescritor

www.ignaciomartin.com

nachomartins (Instagram)