Martes, 23 de mayo de 2017

La Alianza UPA-COAG exige el desarrollo de la Ley Agraria

Esta norma debería ser la herramienta que permitiera reequilibrar la cadena alimentaria y lograr unos precios justos para el sector agroganadero

La OPA pide medidas que contribuyan a la riqueza y al empleo para luchar contra la despoblación rural / CORRAL

La Alianza apunta como otros de los principales retos en 2017 la aplicación de políticas que favorezcan el relevo generacional, infraestructuras de regadío, modernización de explotaciones, y medidas sociales que atajen el despoblamiento

La Alianza UPA-COAG apunta como uno de los principales retos en el mundo rural de Castilla y León en el año 2017 que se adopten medidas tanto a nivel nacional como regional para reequilibrar la cadena alimentaria, y que por lo tanto los agricultores y ganaderos perciban unos precios justos por sus producciones.

Esta organización recuerda que “2017 no puede convertirse en un año perdido, como ha sido 2016, en el desarrollo de figuras claves para Castilla y León como deben ser el defensor de la cadena alimentaria, la Junta de Arbitraje y Mediación y el Observatorio Regional de la Cadena Alimentaria, para resolver la problemática del desequilibrio de la cadena agroalimentaria, en la que unos eslabones pasan penurias –agricultores y ganaderos–  y otros se enriquecen con porcentajes de beneficios cada vez más abusivos –Industria y Distribución”.

La Alianza UPA-COAG reclama a la Junta de Castilla y León que a través de la Ley Agraria “dé un paso al frente y aborde sin dilación alguna este problema, y además demuestre con hechos que está del lado de un sector estratégico como es el agrario velando por la obtención de precios justos para todos los sectores agrícolas y ganaderos”.

Así, la OPA reclama para este año “que se avance en la consolidación del diálogo social agrario a través de nuevos órganos consultivos que permitan avanzar en logros que son urgentes para la generación de riqueza y empleo en comarcas y zonas especialmente desfavorecidas y acuciadas por el grave despoblamiento que sufre el medio rural”. 

Otro de los grandes retos en este 2017 es que se aporten soluciones a los sectores ganaderos de leche –vacuno, ovino y caprino– en Castilla y León puesto que un año más en las condiciones actuales de precios por debajo de los umbrales de la rentabilidad dejará al borde de la desaparición a cientos de profesionales por todo el territorio regional. 

 “Además –añaden– estaremos muy vigilantes a lo que ocurra tras la desaparición de las cuotas remolacheras en septiembre de este año, y seguiremos luchando en los tribunales de Justicia para que se lleve a efecto la sentencia favorable del Tribunal Superior de Justicia, que ha decidido dar la razón a la reclamación de la Alianza UPA-COAG contra el Gobierno regional, para que pague a 5.315 remolacheros de Castilla y León los 3 euros por tonelada correspondiente a la campaña 2011/2012 que se comprometió a abonar a los productores y que no lo hizo en su día”.

La Alianza UPA-COAG espera que los profesionales del sector no sufran un año más el incremento especulativo de los costes de los insumos, con especial incidencia en la energía, los fertilizantes y las semillas. Además reclamamos que el Ministerio de Agricultura recupere en el 2017 el porcentaje de apoyo a los seguros agrarios, y que en este último año se ha reducido en 10 puntos de ayuda lo que ha supuesto un incremento considerable para el bolsillo de los agricultores y ganaderos.

De igual modo, esta organización agraria considera clave que la Administración regional actúe con responsabilidad ante los gravísimos perjuicios que toda clase de fauna silvestre está provocando en la agricultura y ganadería de la Comunidad.

Asimismo, la OPA “reclama a las administraciones que los recortes sociales no sigan afectando a las mujeres rurales y por lo tanto al impulso del crecimiento económico de los pueblos.  Es fundamental avanzar en materia de igualdad, conciliación, sanidad, educación, infraestructuras y en servicios de atención a las víctimas de violencia de género”.

Además de todas las premisas anteriores, la Alianza UPA-COAG reclama “sentido común a las administraciones para que los agricultores y ganaderos no se sientan abandonados por las instituciones en su derecho de percibir unos precios justos y unos servicios sociales de primera categoría, además de sentirse valorados por el papel tan fundamental que desempeñan a la hora de producir alimentos de calidad para toda la población”.