Viernes, 23 de febrero de 2018

A vueltas con la peatonalizaciones, la Gran Vía de Madrid.

He seguido con atención el corte parcial de tráfico de la Gran Vía madrileña, como lo hice cuando Ruiz Gallardón, ese “progre de derechas” que resultó ser de pacotilla, tuvo la osadía de hacer lo mismo. Entonces me alegró que aquello funcionara, aunque me sorprendieron las efusivas alabanzas de diarios como el ABC, contando que podía ser el inicio de la sensatez en la movilidad urbana de la capital de España. Que por ser capital termina siendo espejo del país, aunque en estos temas mirar a Cataluña, al País Vasco o alguna ciudad gallega parece más productivo. Experiencias, incluso en el propio Madrid, hay más que de sobra y desde hace años. A pesar de no ir a más, con ese precedente confiaba que ahora el debate fuera un ejemplo de racionalidad.

Pero había olvidado que para nuestra amiga Esperanza Aguirre carril-bus es sinónimo de aparcamiento gratis, y así es difícil no caer en populismo barato y estúpido. Por si no lo saben, en la Gran Vía madrileña está prohibido parar y aparcar desde hace años, como la propia “lideresa” tuvo oportunidad de experimentar. En su entorno hay multitud de aparcamientos subterráneos a los que se puede acceder sin problemas, que son los que absorben los coches que de verdad “van” de compras. Así no parece que el corte de tráfico afecte mucho a la actividad comercial, incluso su posible peatonalización futura, más bien lo contrario. Y no parece que decisiones judiciales paralicen la iniciativa, más allá de ajustar qué se entiende por servicios públicos. Por cierto, la mayoría de la notable actividad comercial en esa calle está orientada al turismo.

Pero siempre florecen aquellos repentinamente interesados por el futuro del comercio, si bien nunca del de proximidad o barrio (que agoniza). A pesar de que los estudios demuestren que mayoritariamente se compra andando, se insiste con el coche. No he sido capaz de ver cómo lo hacen en la Gran Vía madrileña, como ya dije ni siquiera se puede parar. Quizás algo similar a las hamburgueserías americanas o de extrarradio español, pero nunca lo he visto (¿cómo se acoplan los probadores de ropa, en el asiento de atrás o quizás en el maletero con trampilla de acceso por ese asiento?). En realidad tampoco era posible en su momento en las calles Zamora o Toro salmantinas, siempre ocupadas por vehículos de trabajadores del entorno. En Madrid, a pesar de lo que pueda parecer, el uso del coche no supera una cuarta parte del total de viajes que se realizan. De repente me acuerdo de la mayoría silenciosa de Rajoy de hace unos años, que sólo se tiene en cuenta cuando interesa si no usa un vehículo privado.

Resulta sorprendente la cantidad de tontería que se escuchan todavía con este tema. En Salamanca se ha afirmado que los progenitores del alumnado de los colegios del Paseo de Carmelitas al entrar/salir, son fundamentales para el comercio de la calle de Wences Moreno, ¿tras subirse a las aceras de Fray Luis de Granada se acercan corriendo a comprar?, de ahí que no se pueda mejorar su espacio peatonal. Por no recordar lo que se dijo para las calles Zamora, Toro o Compañía, como algún negocio que todavía continúa floreciente, azuzando la caída del último gobierno de Jesús Málaga. Desde luego nadie ha reconocido su error. Toda la vida pasando coches por Pozo Amarillo y los comerciantes no se enteraron que no podían cerrar dado que ya tenían lo necesario para existir. Y para mejorar la accesibilidad de la Aldehuela hay que llenarla de aparcamientos incluso junto a la orilla del río.

Resulta curioso que el punto de inflexión del futuro de la movilidad en Madrid sea la Gran Vía, en Salamanca también nos encontramos en ese punto. Pero nosotros hemos avanzado más, aunque nuestras autoridades municipales sean incapaces de rentabilizar en el exterior lo hecho hasta ahora. La ciudad ahora de moda, Pontevedra, no tiene mucho que nos haga envidiarla. Y nuestra Gran Vía puede ayudarnos a superarla.

 

NOTA: las fotos del montaje del principio de la columna las he obtenido en esta dirección:

https://twitter.com/NacionRotonda/status/806520320186286080?lang=es