Viernes, 23 de febrero de 2018

Una buena idea errónea es ¿inversión o despilfarro?.

Aunque quería hablar de otra cosa la actualidad manda, si bien es algo menor me ha llamado la atención una pequeña obra que se realizará próximamente, que ejemplifica bien qué entiende por resolver problemas el Partido Popular gobernante en la ciudad. Se denomina “Acceso desde Virgen de Loreto a Diego Pisador”, con un presupuesto base de licitación de 7.636,46 €, una miseria para lo que se estila en una obra pública.

Se pretende resolver uno de esos “atajos” que aparecen cuando no se concilia la realidad del discurrir lógico del caminante con el diseño de los caminos para ellos. En este caso se encuentra en un pequeño terraplén con hierba que discurre entre dos aceras a distinto nivel, junto al semáforo (que también costó lo suyo que el Ayuntamiento lo viera necesario) situado al este de la Glorieta de la Virgen de Loreto, en la margen izquierda del rio Tormes y próximo al Puente de Enrique Esteban Por cierto, reciente Bien de Interés Cultural, algo que no puede decir el Casco Histórico de la ciudad a pesar de los años de tramitación, como hemos sabido hace poco; sin duda una muestra más de la gran, de muy grande, preocupación de la Junta por nuestra ciudad.

En la foto de la cabecera se puede apreciar cómo el atajo sobre la hierba se dirige hacia la derecha, buscando al frondoso cedro allí colocado. Como he podido comprobar no tiene una pendiente insalvable, alguna vez lo he utilizado. El propio redactor de la Memoria de la obra se ha percatado de ello, acompaño una captura de imagen del documento donde se señala. Es decir, son perfectamente conscientes de la exactitud del problema, y la dirección del mismo.

Captura de imagen de la página 3 del documento.

Como describe el proyecto, esto llevaría a pensar que la solución es hacer una rampa pavimentada (esperemos que antideslizante) con algunos escalones y barandillas laterales en esa dirección. No entro en el tema de los escalones puesto que más adelante hay más. Se hace así, pero exactamente en dirección contraria a la que marca el sendero creado por la gente al pisar la hierba. En la orientación definitiva de la rampa, hacia la izquierda de la foto desde el paso de peatones, no hay indicio de que se pise la hierba, en realidad se sube para bajar en breve sin más opciones. No quiero decir que me parezca mal que se haga esto, aunque no tenga sentido, siempre y cuando se haga también en la dirección del verdadero problema.

Este plano de la página 38 del documento lo he girado para que coincida con la perspectiva de las fotos. El puente Enrique Esteban está fuera de la imagen, debajo de la rotonda de la izquierda. El cedro es el situado a la derecha de la rampa.

Entonces, ¿qué solucionan esos 7.636,46 € que se van a invertir?. Claro que se puede vallar el espacio entre el cedro y la rampa para obligar a utilizarla, no sería una novedad, incluso me temo que esté dando ideas. De lo contrario es indudable que el “atajo” no va a desparecer. Es muy loable la preocupación del Ayuntamiento por resolver la situación, y parece que en los últimos tiempos el aluvión de pequeñas obras muestra una mayor dedicación al detalle y la comodidad de los ciudadanos. Pero aunque sea una minucia, ¿de qué sirve si no se hace correctamente? ¿Se harán una foto visitando o inaugurando una obra que no resuelve en realidad el problema?. A un gasto de dinero público como este, aunque sea poco, ¿cómo se le llama?

 

El proyecto se puede conseguir en este enlace:

http://w3.aytosalamanca.es/listado_proyectos/MEMORIAS%20VALORADAS/Proy%20625-0-0%20Acceso%20Virgen%20de%20Loreto%20Diego%20Pisador/