Sábado, 23 de septiembre de 2017
Béjar al día

Un asfaltado con menos de un mes que ya está levantado

BÉJAR / ALDEACIPRESTE |El asfaltado de la carretera de Béjar a Adeacipreste, un despropósito que cuesta creer que no haya sido supervisado

Carretera DSA-281 de Béjar a Aldeacipreste / FOTOS PEDRO DE CASTRO

Transitando por una de las carreteras de nuestra zona, perteneciente a la Diputación de Salamanca, recientemente asfaltada, te das cuenta del interés de los responsables políticos de la provincia por el desarrollo rural, fomento del turismo, del deporte…

El asfaltado, que no tiene un mes, está levantado, con la gravilla suelta, incluso en algunas zonas ha salido hierba en la propia carretera. No se ha asfaltado la totalidad del ancho, de hecho en algunos lugares, en los bordes, se puede ver el asfaltado anterior, con lo que se ha estrechado en unos centímetros la carretera, ya estrecha de por sí, tanto que al tener que retirarse cuando se cruzan dos vehículos se corre el peligro de dejar una rueda allí. El centro está levantado...es un despropósito que cuesta creer no haya visto ningún representante municipal de la zona.

Cuando se piensa detenidamente, no se entiende de ninguna de las maneras. Se trata de una competencia clara de la Administración Provincial, que saca a concurso a empresas que licitan estas reparaciones por unas cuantías que no parecen pequeñas. Me pregunto ¿Cómo se adjudican estas obras, lo más barato, los que son más amigos?. Una vez adjudicado ¿no hay nadie que supervise el cumplimiento de la contratación y la ejecución de la obra?

La ciudadanía tenemos la experiencia de ver cómo técnicos de la Administración Provincial, supervisan de forma "diligente" cualquier exceso de particulares en la realización de obras, que muchas veces son cuestionables y sin embargo la magnitud de este despropósito no la ven.

Desgraciadamente hemos tenido que presenciar las graves consecuencias de la desidia de responsables del mantenimiento de estas vías dificultando el acceso a los bomberos en la serie de incendios que se han producido en Montemayor del Río y la tragedia de la muerte de un ciclista que ya es irreparable para su familia.

Los alcaldes de la zona permanecen en silencio demostrando una vez más que priman sus intereses de partido (o particulares ) por encima de los de sus pueblos.

Igual que haríamos cualquiera cuando hacemos una obra en nuestra casa  y no se ha finalizado correctamente deberíamos exigir a la empresa que ha realizado esta reparación que lo haga correctamente o buscarle otra solución.

Tendremos que esperar entonces otras desgracias para ponernos en marcha. De momento debería prohibirse el tráfico de bicicletas por estas carreteras o señalar correctamente con un cartel que diga " conductores y ciclistas por falta de capacidad de la entidad competente es peligroso circular"