Martes, 19 de septiembre de 2017
Béjar al día

El Pacto de la Pinza

Tan sólo hay dos salidas, la que supondría que Ciudadanos, Podemos y PSOE negociaran los términos de un acuerdo de gobierno, al que podrían sumarse otras fuerzas o que gobierne el PP,  con el “pacto de la pinza”

Celador, secretario general de la Agrupación Socialista Bejarana

Vive el PSOE, según los medios afines a la derecha (todos), en una encrucijada propiciada por la situación derivada de los resultados electorales. Falso. El Partido se ve sometido a presiones de todo tipo, con un denominador común: son presiones procedentes de sectores que no han votado socialista.
Por un lado, los representantes de los votos a la derecha del Partido Socialista apelan a la responsabilidad de un partido histórico y con experiencia de gobierno para que se facilite la investidura de Rajoy, avalada por su victoria electoral. Nos piden que hagamos lo que nunca hicieron (la última oportunidad la tuvieron hace unos meses), y lo que nunca harían. Nos piden que el Partido traicione a sus votantes, a sus militantes y a su propia esencia, apoyando a un Partido y a un candidato que ejemplifican todo lo contrario de lo que defendemos. Y lo más curioso no es que nos pidan lo que ellos nunca hicieron y lo que nunca harían, sino que únicamente lo exijan del PSOE, cuando hay otras formaciones cuyo número de escaños supondría el mismo efecto. Que se olviden. Nunca.
Por otro lado, los representantes de los votos de otras formaciones de izquierda, paralelas al PSOE, piden que Sánchez lidere la formación de un gobierno con ellos y formaciones nacionalistas. También muy curioso. Los mismos que hace unos meses rechazaron apoyar al Partido Socialista en su intento de formar gobierno con el apoyo de Ciudadanos, basándose únicamente en que éste es un partido de derechas (y sin valorar los términos del acuerdo propuesto), piden ahora que nos apoyemos en la derecha nacionalista. Al parecer la derecha españolista es mala, y la derecha nacionalista es buena. Muy curioso. Y tremendamente difícil. Y no, como algunos piensan, porque dicha opción fuera vetada por los “barones”, sino por el ejercicio del más elemental sentido común. Son los propios partidos nacionalistas (más concretamente los catalanes) los que han cerrado la puerta. A pesar de que desde el PSOE siempre se respetó la posición de los nacionalistas, estos han entrado en una deriva que hace imposible un acuerdo. El afán de defender de manera unilateral la independencia, obviando la evidente existencia de más de la mitad de catalanes que no la desean hace que las negociaciones no puedan existir. ¿Cómo es posible que se pretenda gobernar España con formaciones que proclaman su deseo (legítimo) de salir de España? ¿En qué cabeza cabe?
Partiendo de esta situación, la solución es muy complicada, sobre todo si queremos evitar unas nuevas elecciones, algo no deseable, ya que supone a fin de cuentas pedir a los ciudadanos que cambien el sentido de su voto. Tan sólo hay dos salidas, a mi entender. La que defiende, entre otros, Compromís (socio de Podemos), que supondría que Ciudadanos, Podemos y PSOE negociaran los términos de un acuerdo de gobierno, al que podrían sumarse otras fuerzas.
Y si no, en último término, que gobierne el PP, con lo que yo llamaría el “pacto de la pinza”. No demasiado complicado. ¿Cuántas abstenciones precisa Rajoy para ser investido en segunda votación? ¿77? Pues muy bien. Que se abstengan 35 diputados del PSOE, 29 de Podemos y 13 de Ciudadanos (número que podía variar si otras formaciones se suman). El término de pacto de la pinza no significa que se presione a nadie, sino que los diputados que se abstuvieran deberían de taparse la nariz. Así todos seríamos responsables en los dos significados del término. Asumiríamos nuestra responsabilidad, y seríamos “culpables” del resultado.
No es esta mi opción preferida, la verdad. Pero a los que presionan al PSOE para que facilite en soledad el gobierno del PP o para que se alíe con otras formaciones de derechas que no quieren gobernar le digo que sería más fácil que tuvieran éxito si propusieran a PACMA que presentara de candidato a José Tomás.

José Luis Rodríguez Celador