Sábado, 29 de abril de 2017

Las aves en agosto

Las aves se plantean el madrugón. Aprovechan las tres primeras horas del día para alimentarse y desaparecen durante el resto de la jomada. Están ya formadas las agregaciones premigratorias de muchas de las especies más conocidas, como los hirundínidos —familia que incluye a las golondrinas—, las cigüeñas blancas, los vencejos y los abejarucos, entre otros. Las primeras oleadas de "aves africanas" recuperan su condición a lo largo de agosto. No sin antes concentrarse por miles en los aledaños de los campos de Tarifa, en el extremo más meridional de Europa. Una de las etapas de su largo periplo. Y, desde luego, merece la pena ver, por ejemplo, la travesía de Gibraltar que realizan las cigüeñas.

No son bandos compactos, rápidos, decididos, con forma geométrica y sonoros como los de gansos, patos, limícolas o grullas. Estas aves son casi voluptuosas. Avanzan a trechos, luego ciclean, toman altura, convirtiéndose en una suerte de remolino de alas y vuelven a comenzar. Y cuando llegan frente al mar todo se les complica. Lo temen porque sobre el mismo no hay aire caliente que les ayude a flotar, y por tanto vacilan. Y sus dudas nos alegran la mirada, porque se agregan todavía más aves, se nos llena el cielo de nubes que, al contrario de las convencionales que se las lleva el viento, siempre se mueven contra él. Y a menudo son tantas que se nubla el sol, detenido al otro lado de las alas de unos miles de cigüeñas, hasta que se pierden camino a África. Mención destacada merecen las aves de presa migratorias, como el águila calzada, la culebrera, el halcón abejero y el cernícalo primilla, que también se mueven hacia el Sur, si bien muchos no culminarán su paso sobre las Españas hasta mes o mes y medio más tarde. Menos espectacular, pero con mucho más implicados, es el paso de los collados pirenaicos, por allí entran sobre todo pájaros casi imperceptibles, como mosquiteros, collalbas, cucos, papamoscas.

 


Varias son las especies de murciélagos que culminan su reproducción en estas semanas. Incluso podemos encontrar lebratos del tercer parto anual.

Los jóvenes flamencos, casi todos ellos nacidos en la laguna de Fuente de Piedra, inician sus vuelos. Las aves migrantes más pequeñas se concentran en enormes bandos. Caso de abejarucos, vencejos, golondrinas y aviones comunes. Algunas rapaces viajeras, como el águila calzada, realizan de nuevo vuelos nupciales, aunque se ha terminado la reproducción, tal vez para consolidar la cita de la pareja el próximo año en el mismo lugar.  Nacen los pollos del halcón de Eleonora.