Lunes, 11 de diciembre de 2017

Los mecánicos apuestan por ocho revisiones para no tener problemas en la ‘Operación Salida’

La Dirección General de Tráfico prevé que este fin de semana se desplacen por las carreteras nacionales un total de 125.000 vehículos

Este fin de semana, las carreteras salmantinas soportarán más de 125.000 desplazamientos de largo recorrido durante la Operación Salida de agosto, según las cifras de la Dirección General de Tráfico (DGT). Para garantizar la llegada al destino con la mayor seguridad, Sergio Pérez, vicepresidente de la Asociación de Empresarios Salmantinos de Talleres, AESAT, (integrada en CONFAES) recomienda ocho revisiones imprescindibles para que el coche no se quede tirado.

1) Comprobar la eficacia de los frenos

“El sistema de frenos no debe presentar fugas y las pastillas deben mantener un grosor adecuado para que respondan adecuadamente. Si a la hora de frenar, se necesita hacer un gran esfuerzo o los frenos suenan, son indicativos de que existe un problema”.

2) Revisar los elementos que forman la suspensión y dirección

“El coche tiene que ser estable por sus cuatro costados y la suspensión es la encargada de hacerlo posible. Los amortiguadores deben ser permeables y su sistema no puede tener pérdidas de líquido. Mientras, el sistema de dirección tiene que mantener los mismos aspectos anteriores, con un correcto alineado”.

3) Los neumáticos tienen que estar a punto

“En los neumáticos hay que tener en cuenta tres importantes variables: el dibujo, la presión y la caducidad. Tener controlado el dibujo de los neumáticos es muy importante porque no existe un indicador que nos avise, el mínimo legal es de 1,6 mm, pero AESAT aconseja reemplazar los neumáticos cuando estén por debajo de 3 mm. Tanto la presión como la caducidad la indica el fabricante del neumático, la Asociación no recomenda circular con un neumático de cinco años de antigüedad”.

4) El sistema de alumbrado, sin luces fundidas

“Antiguamente uno mismo podía sustituir la lámpara de un faro, pero con la llegada de los nuevos sistemas como el xenón o las lámparas LED, ahora el papel de un  profesional del sector es fundamental. Se debe realizar un test de las diferentes posiciones de los faros delanteros, de las diferentes luces traseras, así como de las antiniebla”.

5) Controlar el estado del aceite

“Para conocer el nivel de aceite, se debe realizar una comprobación en frío con la varilla para saber si está comprendido entre las dos marcas que contiene. El periodo del cambio de aceite y su filtro está en los 30.000 kilómetros, más o menos”.

6) Los filtros no deben presentar suciedad

“El mantenimiento de los filtros de aire o gasolina, entre otros, se indica en el libro de mantenimiento de cada fabricante y evita que nos llevemos sorpresas en el funcionamiento del motor y del escape. Si el humo tiene color negro o blanco, hay un problema”.

7) El aire acondicionado, recargado y limpio

“Con el verano, el aire acondicionado se hace imprescindible cuando realizamos un trayecto largo con altas temperaturas. Para evitar la gran incomodidad de no poder utilizarlo es necesario mantener limpio el filtro de polen-polvo y que el sistema se encuentre recargado para que tenga fuerza”.

8) Inspeccionar otros elementos de seguridad

“También es primoridal hacer una inspección de los demás sistemas de seguridad como el ABS, ESP, Airbags y otros elementos pirotécnicos como los cinturones de seguridad”.

Desde la Asociación de Empresarios Salamantinos de Talleres,  Sergio Pérez incide en la importancia de comprobar los vehículos antes de realizar un viaje de varias horas. “La edad media del parque móvil ha envejecido hasta los 11 años. Al tener más edad, los coches necesitan más chequeos, especialmente en estas fechas. Para salir con todas las garantías, los talleres de AESAT cuentan con unos profesionales de amplia experiencia y están preparados para atender rápidamente”, argumenta.

Sin embargo, la crisis económica ha conseguido que estas revisiones se alarguen en el tiempo, con sus consecuencias para la seguridad. “Por culpa de la crisis, los dueños han decidido prolongar la vida útil de sus vehículos y esta situación también ha afectado al número de veces que vienen al taller”, explica el vicepresidente de AESAT.

La vinculación entre siniestralidad y falta de mantenimiento es indudable. La DGT ha informado que en el último año un 4% de los vehículos implicados en accidentes de tráfico no había superado la Inspección Técnica de Vehículos.

“No podemos exponernos a tener un susto o un accidente por haber salido sin realizar el mantenimiento correspondiente”, concluye Sergio Pérez.