Domingo, 17 de diciembre de 2017

Kalilo, un gran Levantamiento 

Presenté ayer el libro de J. L. Suárez, dedicado a Kalilo, Jesús Amigo, esto es, en la vida de un levantado, en el comienzo del mayor levantamiento de todos los tiempos:

-- La retórica hispana sigue hablando de un alzamiento nacional (1936-1939), que mejor si no hubiera existido, porque añadió nuevos desastres a los ya existentes.

-- J. L. Suárez habla de un alzamiento de Jesús, con referencia a la tumba… a la resurrección: Jesús, el gran Caído, ha sido levantado en la vida de sus discípulos, y de ese alzamiento seguimos viviendo todavía los cristiaos. Éste es un tema que ha sido explorado en una doble dimensión:

a)Muchos gnósticos antiguos decían que Jesús no “había muerto” realmente; que fue enterrado, pero que volvió a la vida, por algún tipo de “cuidado” de aquellos que le atendieron, de forma que estuvo unas horas en estado kataléptico… Muchos musulmanes han desarrollado esta idea, diciendo que Jesús así “levantado” (resucitado) siguió anunciando el camino recto, llegando hasta Cachemira, donde se conserva su sepulcro. Ese Jesús en el fondo diría lo mismo que Mahoma, en un sentido espiritual.

b) Otros autores modernos, desde finales del siglo XVIII, han retomado el motivo “judío” que aparece en el Evangelio de Mateo, donde algunos sacerdotes acusan a los cristianos de haber “robado” el cadáver de Jesús para decir que había resucitado… Ésta es una hipótesis o propuesta que viene dando vueltas y reaparece en multitud de autores y escritos… El Levantamiento de Jesús habría un “robo” con mala intención, para engañar…, para acusar a los judíos que condenaron a Jesús y para decir así que Dios quería crear una nueva religión por Jesús, una religión que en el fondo era falsa (propia de engañadoras). Ésta es la hipótesis de Reimarus: Los discípulos roban el cadáver y crean la falsa religión de Jesús, diciendo que ha resucitado.

c) La hipótesis de Suárez es distinta de las dos anteriores… y él ha empezado a exponerla con mucha habilidad y belleza… para decir que no se trata de un engaño (contra Reimarus), ni de una simple repetición de la hipótesis de los que afirman que Jesús se levantó y se fue… hasta Cachemira, dejando en Jerusalén a algunos de sus discípulos… como verán quienes sigan leyendo. Quedan abiertas dos grandes cuestiones.

-- (a) ¿Qué pasa con el cuerpo de Jesús…? ¿Dónde se queda, dónde va… o se transfigura?

-- (b) ¿Qué pasa con la “religión” de Jesús, una vez que él ha superado el trance de su muerte… (de lo que creían que era su muerte), para iniciar una nueva forma de presencia con los suyos.

A J. L. Suárez le quedan grandes cosas que pensar. Estoy convencido de que lo hará con belleza y profundidad, como suele. Yo le recomiendo que no tenga demasiado prisa, pues las cuestiones deben iluminarse desde dentro, necesitan un tiempo de fermentación-maduración.

Imagen. Pag. 11 del libro: Jesús Kelil. Figura descubierta en Oxirrinco (2014) por el egiptólogo Josep Padró.

Para quien quiera seguir acompañándole aquí ofrezco las páginas finales (abiertas) de su libro: págs. 81-86. Buen día, José Luis; buen día, amigos.

La vida del Nezereo


 Jesús Kalilo era el "Coronado" o "Príncipe", el Nezereo o Nazoreo, postulado o designado como "rey de Israel" (Jn. 1, 49), tras la muerte del nazoraya Juan el Bautista, su primo.

 Fue un singular "hijo de Hombre": "nacido de mujer" (Gál. 4, 4), "según se creía, hijo de José" (Lc. 3, 23), en Belén de Zabulón, tribu de galilea perteneciente al antiguo Reino del Norte (Israel, Samaria), enfrentado con el reino de Judá, en el Sur de Palestina.

 Era, como nazoraya, de la estirpe de José el Nezer o "Príncipe". De su linaje josefino fueron también Efraim y Manasés, Josué, varios Jueces de Israel, el profeta Jeremías, Zacarías el Justo, padre de Juan el Bautista, su primo.

 Cuando el nazoraya Juan fue asesinado por Herodes Antipas, con el que rivalizaba por el Reino de Israel, el mismo motivo por el que también murió su padre Zacarías ("Maestro de Justicia"), Jesús se constituyó, por designación de Juan, en el portador del Nézer, la "corona", y por eso los arameos le llamaron Kalilo, "Coronado", en gr. Stephanos.

 Los nazorayas, como secta bautismal del movimiento esenio (o asenios, "los de Asenat, esposa de José"), operaron en Galilea transjordana, Samaria y Perea. Juan el Bautista actuó preferentemente en Betania transjordana, en el Camino de Damasco.

 Decapitado Juan, Antipas persiguió también a Jesús Kalilo, el nazoreo (Mc. 6, 14-16; Mt. 14, 1; Lc. 13, 31), que hubo de huir de su patria, Genezereth, ("Jardín del Príncipe") y refugiarse en Iturea, tetrarquía de Herodes Filipo, yéndose a residir a Cafarnaum, "en la otra orilla" (Mt. 4, 12-23).

 Kalilo empezó su misión en Betsaida-Julias ("lugar y factoría de peces"), acogiendo a una parte de los discípulos del Bautista. Desde allí, "recorría Galilea entera... proclamando la buena nueva del reino y curando todo achaque y toda enfermedad del pueblo. Se hablaba de él en toda Siria: le traían enfermos de todas clases, endemoniados, epilépticos, paralíticos, y él los curaba. Y le seguían multitudes venidas de Galilea, la Decápolis, Judá y la Transjordania" (Mt. 4, 23-25).

 Allí, en la tetrarquía de Filipo, que le protegió, junto con su esposa Salomé, realizó Jesús Kalilo la mayor parte de sus actividades terapéuticas y carismáticas, y predicó el "Reino de Dios". Allí, y en Perea (la Transjordania) y en la Decápolis, con sus ciudades: Cafarnaum, Betsaida-Julias, Cesárea de Filipo, Monte Hermón, Canatha, Gerasa, Betania... las multitudes vivieron los sucesos y prodigios de su sabiduría y su Kalo Kagatia: el Sermón del Monte, el Padre Nuestro, la Multiplicación de panes y peces, las curaciones milagrosas, la Declaración regia de Natanael, la Confesión mesiánica de Pedro, la Transfiguración, el Envío de los Setenta y dos...

 Y allí tuvo lugar la proclamación popular como rey de Israel, acontecimiento decisivo de su vida. Los "pobres de la tierra", enardecidos por las señales de sus prodigios, tras los milagros de "multiplicación", quisieron hacerle el caudillo de una revolución pacífica, de protesta y denuncia de las injusticias, que él secundaba.

 Entonces, tuvo lugar el "levantamiento" (anastasis) "en los confines de Tiro y Sidón" (Mc. 7, 24 ss.). Se supone la preparación de una insurgencia no violenta contra el orden injusto. El relato de los hechos lo hace el historiador FLAVIO JOSEFO, en Ant. XVIII, 4, 1-3, que pone al frente del suceso, que se denominó "levantamiento de los samaritanos", a un profeta anónimo, que describe como "un hombre seductor, que hacía muchas cosas para conseguir la simpatía del pueblo". Este "samaritano" convocó a una multitud de pueblos en el Monte Garizim, viniendo desde la ciudad de Tiro (Tiratana).

Acuciado por el estado de necesidad de masas paupérrimas, el Príncipe Kalilo, Jesús el Nezereo, que se autodenominaba Bar Abbas, se constituyó en el "bandido" (lestes) Barrabás.

 En el momento en que murió el tetrarca Herodes Filipo, el "Benefactor" de Iturea, y su viuda Salomé, discípula de Jesús, amparaba el proyecto de Kalilo, este Príncipe de Israel, secundado por la Princesa de la Alta Galilea, se decidió a instalar el "Reino de los cielos" como "reino de Dios".

 La convocatoria en el Monte Garizim, mediante concentración y manifestación pacífica de protesta social, fue reprimida violentamente por el Prefecto romano, Poncio Pilato, que lo juzgó como movimiento de sedición. pero su actuación represiva le valió la denuncia de los principales del Senado de Samaria, lo que había de costarle la destitución al Prefecto en el año 32, tras la caída de su valedor Elio Sejano.

 Pilato juzgó en Cesárea del Mar, sede judicial, a Jesús Barabás, Kalilo, en presencia del Sanedrín judío, el Senado samaritano y dos facciones de la multitud, de acusadores y defensores: uno a favor de Barrabás, otro que estaba en su contra por blasfemo y hacerse "Hijo de Dios". El Prefecto, tras apreciar los criterios en pro y en contra del encausado, lo declaró "inocente" y soltó a Barrabás, el "Hijo del Padre".

 Liberado Kalilo, se dirigió a Jerusalén de Judá, donde había sido asesinado el Maestro de Justicia, Zacarías el Justo, padre del Bautista, de la familia nezerea, nazoraya, y tío suyo. El Justo había sido el líder de los asenios nazoreos en el Camino de Damasco (Betania).

 Llegado a Jerusalén, el Príncipe Kalilo también fue proclamado, en manifestación popular, "rey de Israel" (Jn. 12, 13). Lo que también conllevaba el nombramiento mesiánico de Ungido, "Hijo de David" (Mc. 11, 10).
 El temor de los sacerdotes y ancianos de la ciudad de Jerusalén a su derrocamiento por revolución popular, desencadenó, tras la "purificación del templo", el proceso de traición por Judas y la denuncia por "testigos falsos", que llevaron a Kalilo ante el juicio del Sanedrín.

 Juzgado culpable, por blasfemo y por declararse "Hijo del Bendito" (David), lo que suponía sedición por rey intruso (el Cristo), se le aplicó la ley judía: pena de muerte, como dicta el Deuteronomio: "Llevarás a tus puertas al hombre o mujer que tal maldad ha cometido y lo lapidarás hasta la muerte"... "Las manos de los testigos se alzarán las primeras contra él para hacerle morir, y después seguirán las del pueblo. Así se extirpará el mal en medio de tí" (Deut 13, 6-10; 17, 2-7. Ver t. Lev. 24, 14-16; Núm. 25, 4).

 Y, una vez lapidado, se dio cumplimiento al proceso legal: “Si un hombre ha cometido pecado digno de muerte, y se le ha dado muerte, lo colgarás de un madero; pero su cuerpo no colgará toda la noche, sino que has de enterrarlo el mismo día, por la tarde: pues maldito de Dios es el colgado, para que no contamines la tierra que Yavéh, tu Dios, te ha dado en heredad” (Deut 21, 22-23).

(Que Jesús Kalilo se hizo “bandido” (lestes)-Bar Abbas=Barrabás-lo confirma quién fue testigo de su muerte por apedreamiento, Pablo: “Cresto-afirma- nos redimió de la maldición de la ley (judía) habiéndose hecho maldición por nosotros, como establece la escritura: Maldito todo el que cuelga de un madero” (Gálatas 3,13).

Sus discípulos secretos (huidos los apóstoles), "hombres piadosos" y las mujeres allegadas que le acompañaron desde Galilea, le dieron sepultura en la finca de Gamaliel (Act. 8, 2; Mc. 16, 1).