Domingo, 17 de diciembre de 2017

“Hay esperanza”, concluyen los participantes del I Encuentro de Jóvenes Cristianos

Estuvo organizado por la Iglesia Cristiana Evangélica y participaron jóvenes de distintas provincias y países

Niños y mayores en la Plaza de la Concordia

El I Encuentro de Jóvenes Cristianos, que inició sus actividades el día 19 de este mes, acaba de finalizar este martes 26. Varios espacios acogieron este evento, entre ellos la Alamedilla y las plazas de Barcelona, los Bandos y de la Concordia, además de la localidad de Doñinos.

Han sido días intensos proclamando las Buenas Noticias, tal como lo hiciera Jesús en su tiempo, y siguiendo sus últimas palabras: "Me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo último de la tierra". Es lo que hizo el equipo que trabajó arduamente estos días, contar cómo es la vida de un cristiano desde que decidió seguir a Jesús, dejando su vida vieja para iniciar otra nueva que pueda ser luz en medio de su entorno. Pero también han sido conscientes que las personas no solo tienen necesidades espirituales, así que dentro de la programación hubo una serie de actividades lúdicas para niños y mayores.

Ha sido una buena iniciativa organizada por la Iglesia Cristiana Evangélica de Calle Volta 23, que ha contado con la valiosa implicación de jóvenes llegados de otras latitudes. Estos "han llenado de alegría ininterrumpida los puntos donde han estado actuando, junto a los turistas y salmantinos que se les han unido".  

Los organizadores comentan que "las actividades, realizadas en el mismo corazón de la capital charra, comprendieron danzas cargadas de júbilo, alborozo infantil con sus rostros pintados con diferentes motivos, mimo lleno de expresividad y la siempre transformadora palabra de Dios".

La última parada del encuentro fue en la plaza de la Concordia, lugar ideal donde decenas de salmantinos acudieron a la cita que los jóvenes cristianos habían convocado. Cómo en anteriores días, niños y adolescentes pudieron disfrutar de los juegos, danzas y teatro que, junto a la predicación del evangelio, han completado esta séptima jornada del encuentro internacional.

Los jóvenes cristianos dejaron un entrañable ejemplo, pues quisieron decirle a Salamanca que hay esperanza, que no todo está perdido, que la fe es un instrumento valioso para enfrentar el diario vivir de cada uno.

Texto: Jacqueline Alencar

Fotografías: Jonny Collins y José A. Cárdenas