Jueves, 14 de diciembre de 2017

Degollado un sacerdote en una toma de rehenes en una iglesia de Normandía

Una fuente policial también confirma la muerte de uno de los rehenes y otro herido
Las fuerzas de seguridas galas, en alerta. Foto: El Norte

La unidad de intervención de la Policía ha matado a los dos secuestradores armados con cuchillos que habían tomado cinco rehenes en una iglesia de Saint Etienne du Rouvray, junto a Ruán, en Normandía, ha informado la Policía Nacional francesa.

"Fin de la intervención de la BRI (Brigada de Investigación e Intervención (BRI). Los dos secuestradores neutralizados por la policía. Balance en curso", ha señalado la Policía Nacional en un mensaje en Twitter. El ataque se ha saldado también con la muerte de un rehén, según ha confirmado una fuente policial que ha precisado que ha sido degollado con una espada. Según el diario 'Le Parisien', el fallecido sería el cura. El portavoz del Ministerio del Interior ha evitado confirmar el modo en el que ha fallecido la víctima y ha indicado que hay otro rehén "entre la vida y la muerte". Fuentes policiales consultadas por 'Le Figaro' han apuntado a que el otro rehén herido sería una de las monjas que se encontraban en el interior de la iglesia. Los otros tres rehenes han sido liberados y están sanos y salvos, informa El Norte de Castilla.

El presidente francés, François Hollande, originario de la vecina ciudad de Ruán, ha llegado ya a Saint Etienne du Rouvray, acompañado por el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve.

Los hechos comenzaron en torno a las 10:00 horas, cuando los dos hombres entraron por la parte posterior de la iglesia durante la misa y cerraron las puertas, reteniendo en el interior al cura, dos monjas y dos feligreses. Otra monja habría conseguido escapar y dar la alerta. En torno a las 11:00 horas, la Policía ha abatido a los dos secuestradores, que habían salido al atrio de la iglesia. Según la emisora pública France Info, la monja que logró huir habría dicho a la Policía que los hombres profirieron proclamas islamistas al entrar en la iglesia, si bien esta información no ha sido confirmada.

Las televisiones ofrecen imágenes de un fuerte despliegue tanto de las fuerzas de seguridad como de los bomberos y servicios sanitarios en torno a la iglesia de la calle Gambetta, en el centro de Saint Etienne du Rouvray. Al menos una decena de disparos de armas de fuego se escucharon en el lugar, pese a que se cree que los secuestradores iban armados con cuchillos.

En declaraciones a BFMTV, el portavoz del Ministerio del Interior, Pierre-Henry Brandet, ha indicado que se está procediendo ahora registrar la iglesia en busca de posibles artefactos explosivos. Brandet ha evitado pronunciarse sobre las "motivaciones y el perfil" de los autores por el momento, reconociendo que se trata de una "acción violenta deliberada y seguramente preparada" y ha defendido que "la prioridad era neutralización" de los secuestradores, algo que se ha cumplido. Fuentes policiales citadas por 'Le Figaro' indican que uno de los dos secuestradores llevaba barba y portaba una 'chachia', un tipo de gorro que visten los musulmanes, aunque esta información no ha sido confirmada oficialmente.

El primer ministro de Francia, Manuel Valls, ha condenado el "ataque bárbaro" y ha llamado a "hacer bloque" frente a este incidente. "Toda Francia y todos los católicos están afectados. Haremos bloque", ha escrito el primer ministro en su cuenta de Twitter. Por su parte, la líder del Frente Nacional francés, Marine Le Pen, ha lamentado el asalto y ha considerado "evidente" que se trata de un "atentado de terroristas islamistas". "El miedo todavía en Saint Etienne du Rouvray", ha escrito Le Pen en su cuenta de Twitter, en su primera reacción tras el ataque. Para la dirigente ultraderechista, "el 'modus operandi' hace temer evidentemente un nuevo atentado de terroristas islamistas".