Jueves, 14 de diciembre de 2017

La electrificación de la línea a Fuentes de Oñoro sigue aparcada

Desde que en noviembre de 2015 el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente dio luz verde a la declaración de impacto ambiental, Fomento no ha convocado la licitación

Una de las visitas de Ana Pastor, como ministra de Fomento, para informar de las obras de electrificación ferroviaria

La alta velocidad ferroviaria mantiene un 'pulso' con el calendario un año más. A cinco meses de que termine 2016, sigue pendiente la apertura, prevista en este ejercicio, de 220 nuevos kilómetros sobre los que 'volará' el AVE. Tras incumplir los plazos dados para el ejercicio de 2015, el Ministerio de Fomento que dirigía hasta esta semana la zamorana Ana Pastor, elegida presidenta del Congreso de los Diputados, no renuncia a poner en servicio la línea de Burgos, como el tramo Zamora-Orense, mientras la Variante de Pajares ni siquiera cuenta con plazos concretos.

También, se encuentra a la espera la licitación del contrato para la electrificación de la línea convencional entre Salamanca y Fuentes de Oñoro, en la frontera con Portugal, para impulsar el tráfico de mercancías entre los dos países y, en definitiva, entre los puertos del arco atlántico luso y el continente europeo. Tampoco ha sacado a concurso la construcción de la nueva estación del AVE en Sanabria (Zamora), que supondrá una inversión de 4,2 millones.

De la misma forma, sin solución en el horizonte, se encuentra el proyecto de ‘sutura’ de las vías en la ciudad de Valladolid, aunque el Ministerio, el Ayuntamiento de la capital y la Junta trabajan para encontrar una alternativa financiera, así como un proyecto viable dadas las circunstancias actuales. Además, Fomento tendrá que afrontar la construcción de la nueva terminal del AVE de Medina del Campo, ya que el servicio se presta a través de un apeadero provisional.

Asimismo, los quebraderos de cabeza continúan en las obras de los 24,6 kilómetros de la Variante de Pajares, que año tras año, suma nuevos plazos incumplidos para la apertura de uno de los túneles gemelos. Las inundaciones y argayos, que han generado nuevos sobrecostes, y los últimos fallos en el sistema de ventilación, están incrementando los retrasos de esta obra, que no tiene fecha de finalización, tras acumular una inversión que podría rondar, según algunas fuentes, los 3.500 millones de euros.

En cuanto a la línea entre Venta de Baños y Burgos, el Ministerio de Fomento ha pedido a los técnicos y a las constructores que agilicen al máximo los trabajos para que se pueda poner en servicio en los próximos meses, después de que no se cumpliera el compromiso de poner en servicio este ramal de unos 91 kilómetros en marzo y junio de este año. Los trabajos se encuentran atascados en el túnel de Las Calbezadas, cerca de la capital burgalesa, debido a diferentes modificados de los proyectos iniciales.

Obras ferroviarias de León

De la misma forma, las obras de integración de la vía estrecha -Feve- en la ciudad de León no han comenzado, pese a lo que comunicó el 1 de junio el presidente de Adif, Gonzalo Ferre, en una visita a la ciudad. Entonces explicó que en una o dos semanas se reanudarían los trabajos, parados desde septiembre de 2013, tras deshacer el 'desaguisado' que se había generado ante la falta de base legal para la entrada del ferrocarril en supeficie dentro del entorno urbano de la capital leonesa.

Por el contrario, las obras de la primera fase de la integración del ferrocarril en León arrancarán en unas semanas, con una inversión de 24,83 millones de euros, que ejecutará en 24 meses la constructora Copasa. De esta forma, en el otoño de 2018 se pondrá fin a la estación de 'fondo de saco', que se inauguró en marzo de 2011, dentro del 'bypass' sur de la ciudad. Este diseño impide que los trenes en dirección al Principado de Asturias continúen su viaje por el trazado urbano, por lo que tienen que retroceder hasta enlazar con un desvío a la entrada de León.

Nuevas inversiones

En el capítulo de nuevas obras, al menos en la etapa de Pastor, figuraba poner en marcha el concurso para contratar por unos 80 millones la electrificación de la línea férrea entre Salamanca y Fuentes de Oñoro, una obra que hace unas semanas reconoció que le gustaría acometer como ministra, algo que ya no será posible. Desde que en noviembre de 2015 el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente dio luz verde a la declaración de impacto ambiental, Fomento no ha convocado la licitación, pese a que en los Presupuestos Generales del Estado consignó una partida de 11,8 millones.

También, está pendiente la licitación de las obras de la nueva estación de alta velocidad, proyectada en la localidad de Otero de Sanabria (Zamora). Pastor aseguró hace unos meses que estaría lista al mismo tiempo que el tramo Zamora-Pedralba de la Pradería, cuya apertura está prevista para finales de año. La terminal contará con dos andenes de viajeros de 410 metros de longitud y seis de anchura, dotados de marquesinas de protección y pavimento antideslizante. Entre ambos se construirá un paso superior que posibilite la comunicación entre ellos y el edificio de viajeros.

Compromiso con Palencia y Cantabria

Por su parte, el Ministerio de Fomento trabaja para mejorar la ferroviaria entre Palencia y Santander, para lo que prevé extender la línea de alta velocidad desde la capital palentina hasta la localidad de Aguilar de Campoo, un proyecto que este departamento se ha comprometido a iniciar con la licitación de las obras a finales del año 2017. De momento, Fomento trabaja en la elaboración del estudio informativo, que estará terminado en el último trimestre de este año para, posteriormente, tramitar la declaración de impacto ambiental.

Finalmente, el Ministerio calcula que el tiempo de viaje entre Palencia y Santander será de una hora y 40 minutos, lo que permitirá viajar entre la capital cántabra y Madrid en cerca de tres horas.

Fuente El Norte de Castilla