Sábado, 16 de diciembre de 2017

Tres años con una herida abierta

El accidente del Alvia cumple tres años sin juicio y los afectados siguen pidiendo justicia
Descarrilamiento del tren Alvia 04155 ocurrido en Santiago el 24 de julio

El descarrilamiento del tren Alvia 04155 ocurrido en Santiago el 24 de julio de 2013, con 81 fallecidos y 144 heridos, fue el siniestro ferroviario más grave de los últimos 40 años en España. El anterior de mayor magnitud tuvo lugar en 1944, cerca de la localidad de Torre del Bierzo, León, donde centenares de personas murieron tras el choque de dos trenes en un túnel.

Tres años después, el juicio sobre el denominado caso Alvia aún no ha tenido lugar ni tiene fecha fija. El pasado mes de mayo, la Audiencia Provincial de A Coruña ordenó reabrir el caso que el juez Andrés Lago Louro dio por finalizado en octubre de 2015 con el maquinista del vehículo, Francisco José Garzón Amo, como único imputado por 81 homicidios, 144 delitos por lesiones e imprudencia grave profesional. La Audiencia insta al juez a que investigue en profundidad si Adif evaluó correctamente el riesgo en la curva de Angrois.

La Plataforma Víctimas Alvia 04155 no ha dejado de luchar durante este tiempo para "que se haga justicia", dice Santiago, una de las víctimas que perdió a su padre y a su cuñada en el siniestro del 23 de julio de 2013. "Reivindicamos tanto la justicia como que las personas responsables de este accidente, que no es únicamente el conductor, paguen por sus responsabilidades", agrega. Otra víctima, la exdiputada por el Partido Popular en la Asamblea de Madrid, Teresa Gómez-Limón, quien sobrevivió al accidente pero estuvo herida de gravedad, añade que "en tres años solo hemos recibido del gobierno mentiras, ocultaciones y falsedades, y nosotros buscamos la verdad y la justicia".

"Europa nos ha dado la razón"

El 9 de agosto de 2013 en una comparecencia en el Congreso de los Diputados, la ex ministra de Fomento, Ana Pastor, afirmó que "la CIAF es un órgano colegiado especializado que, si bien está adscrito al Ministerio de Fomento a través de la subsecretaría, goza de total independencia y realiza sus actividades de forma transparente y neutral, independientemente de la Dirección General de Ferrocarriles, de la Administración de Infraestructuras Ferroviarias o de cualquier empresa ferroviaria".

Sin embargo, la Comisión Europea ha elaborado un informe donde certifica el incumplimiento de la Directiva Europea de Seguridad Ferroviariapor parte del Ministerio de Fomento español, y alega que las conclusiones de la Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios (CIAF) no son lícitas porque el organismo no era independiente. "La ERA ha dejado a la altura del betún a Adif, Renfe, la CIAF y el Ministerio de Fomento, denunciando que esa comisión no era independiente y que además incumplió la Directiva 2004/49 Artículo 23, que dice que tienen que dar audiencia e información a las víctimas", explica Francisco Javier, que perdió a su hijo Curro en el tren.

A todo esto, Teresa agrega que "Europa nos ha dado la razón de que ese tren y esa línea no reunían las condiciones adecuadas de la Alta Velocidad". Además, el informe destaca que la CIAF ha obviado otras causas como el cambio de proyecto que rebajó la seguridad y la desconexión del sistema de control de velocidad, claves que podrían haber evitado el accidente.

"Nos sentimos pisoteados y ninguneados"

El pasado 19 de julio, cinco días antes del tercer aniversario del suceso, una decena de afectados por el accidente se reunieron en el Ministerio de Fomento para hablar con la ex ministra de esta institución y recién elegida presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, que finalmente no se presentó. Los representantes de la Pltaforma la tacharon de "cobarde" y, en su comparecencia a los medios, el portavoz de la asociación, Jesús Domínguez, expresó la ofensa que el nombramiento de la ex ministra como uno de los mayores cargos del país supone para las víctimas.

Óscar, que perdió a su hermana y su cuñado, habla por todos los afectados cuando dice que "nos sentimos pisoteados y ninguneados", mientras que Susana, que perdió a su madre, muestra su indignación diciendo que "en vez de obligarles a dimitir, lo que se hace en España es premiar a los que en su momento fueron responsables de lo que ocurrió".

"Estamos bien informados y tenemos buena base como para estar luchando para que la verdad, que está de nuestro lado, surja a la opinión pública", explica Óscar. La Plataforma exige que se cree una Comisión Técnica independiente en la que una representación de las víctimas tendrán voz y serán informadas periódicamente de la evolución de las investigaciones, que se cree una Comisión de Investigación Parlamentaria, y que la ex ministra, como máxima representante del Ministerio de Fomento, pida perdón públicamente a las víctimas e incluso dimita por los engaños de los que han sido objeto durante tres años y por contribuir a que no se sepa toda la verdad sobre el caso Alvia.

Fuente El Norte de Castilla