Jueves, 14 de diciembre de 2017
Béjar al día

El Bosque se queda sin su Fuente del Paraguas

BÉJAR | La pareja de niños con un paraguas que aparece en el fondo de la fuente, reducida a añicos

La Fuente del Paraguas / FOTO: Julián Mateos

En los últimos días el Bosque de Béjar ha sido objeto de un terrible acto vandálico sobre uno de sus elementos más emblemáticos, la Fuente del Paraguas.

Las figuras que le daban nombre, eran una pareja de niños con un paraguas, que han aparecido en el fondo de la fuente hechas añicos, donde según el concejal de obras Alejandro Romero, aún se encuentran estos restos en espera de la oportuna investigación.

Los hechos debieron ocurrir de noche, ya que fueron los trabajadores de la empresa Salarca, encargados de la limpieza y mantenimiento de los jardines de El Bosque, los que encontraron por la mañana la figura de los niños destrozada en el fondo de la fuente, dando aviso inmediatamente a la concejalía de Medio Ambiente, que envió a la Policía Local al lugar para que tomaran declaración al encargado de la empresa, al que se le dio orden de poner en su conocimiento el desaguisado que habían encontrado.

Según ha manifestado Alejandro Romero, en estos momentos se están valorando las medidas que tomará el Consistorio para que estos hechos no queden impunes, además de ponerlo en conocimiento de Patrimonio para valorar si se puede recuperar, aunque se muestra escéptico a este respecto dado el estado en el que han quedado las figuras, reducidas a pequeños trozos, después de haber sido atacadas, posiblemente con una maza.

El Alcalde, muy enojado ha señalado que se trata de un acto vandálico sin precedentes que tendrá consecuencias muy duras para los autores de este delito contra el Patrimonio no sólo de Béjar, sino de la Junta de Castilla y león y de toda España, “he ordenado que se denuncie ante la Policía Nacional que serán los que realicen la investigación, porque se trata de un atentado contra un Bien de Interés Cultural, obra de unos vándalos sinvergüenzas”.

La Fuente del Paraguas, antes de ser objeto de este acto vandálico, ya se encontraba en muy mal estado y había perdido uno de sus elementos más significativos, el paraguas, que había estado tirado en diferentes lugares de la finca renacentista sin la guardia y conservación que requiere un elemento de un BIC. y el brazo del niño que lo sujetaba también había se había perdido, así como parte del rostro de esta figura.

Diversas fuentes aseguran que actos como estos eran previsibles pues el abandono de la finca renacentista invita a que no se valore y son muchas las personas que saltan la valla perimetral incluso para hacer botellón dentro del recinto.