Lunes, 11 de diciembre de 2017

Segundo atentado, en Macotera, contra la democracia

 El miedo y el dinero han sido, son y serán los jefes del mundo de los humanos. Viven en estrechísima sintonía, de tal forma que no pueden vivir el uno sin el otro. El miedo nos acompaña, como nuestra sombra, en todas nuestras acciones y vivencias, desde que despertamos, hasta que el dios “Hipno” nos recoge en su cueva oscura, donde el sol nunca brilla. Así caminamos con el alma encogida por el miedo. Sentimos miedo por todo y ese fenómeno condiciona nuestras acciones, perspectivas, principios, inquietudes e iniciativas de cualquier calado bien social, como económico, ideológico, laboral, político, religioso…

El miedo siempre está al acecho de cualquier decisión que tomemos. Y, del miedo, se valen las sabandijas para salirse con la suya, y también para protegerse del miedo a perder todas sus prerrogativas, mercedes y ambiciones. Y así se manifiesta en todo cuanto emprendemos. Si vamos a votar, nos topamos con la mirada inquisitorial del miedo que nos dice: ¡a ver qué haces! Si estamos en el trabajo, y se nos hinchan las pies de tanto trajín y horario de sol a sol, e intentamos hacer un mero gesto de protesta, enseguida sentimos, sobre nuestras espaldas, el latigazo del miedo a la expulsión; y si eres adicto a un partido político, lo disimulas por miedo a que te encasillen, y el mandamás no cuente contigo ni para emergencias. Y no digamos si te presentas a ocupar un sencillo escaño, con la digna dignidad de trabajar y colaborar con responsabilidad en el bien de la cosa pública, y se te ocurre intentar hacer sombra al dueño del “cortijo”, prepárate, e incluso, si mantienes la boca cerrada, como es el caso de Irene Hernández, concejala socialista del Ayuntamiento de Macotera, que, en marzo, se encontró en el buzón de su casa con este anónimo.

 

“SRA:  IRENE HERNÁNDEZ CURTO

MI CLIENTE ME HA CONTRATADO PARA COMETER UN ASESINATO A SANGRE FRIA, SOBRE EL FUTURO NACIMIENTO DE TU HIJA, NO SE CUAL ES EL VERDADERO PROBLEMA QUE EXISTE ENTRE USTED CON MI CLIENTE, PERO TAMPOCO ME INTERESA, MI TRABAJO A REALIZAR ESTA PAGADO CON UNA BUENA BOLSA DE DINERO, EN EL CASO QUE TU DECISION SEA POSITIVA ACOMPAÑANDO TU VOTO PARA UNA POSIBLRE MOCION DE CENSURA, DE SER, ASÍ ASESINARE A TU HIJA, DEJANDOTE A TI PARA QUE SUFRAS EL RESTO DE TU VIDA”.

¿Esta perversión tiene cabida dentro del ser humano? Ya veis que sí. ¿Y cómo es posible que estos energúmenos/as conociesen algo tan familiar, como que la nueva criatura iba a ser una niña? Toda una incógnita a despejar por las fuerzas de seguridad, junto con otras que, seguramente, se sumarán a la investigación.

La noticia llegó a escandalizar todos los rincones del país, y todo ha quedado en aguas de borrajas, de forma que, incluso, ha envalentonado a los rufianes en tal dimensión, que, el sábado, día 16 de julio, le rajaron las cuatro ruedas de su coche, que estaba aparcado ante la puerta de su casa; posteriormente, lo consabido: dos días de comentarios y condenas.  Esto sucede en un pueblo de menos de mil habitantes de hecho de la provincia de Salamanca; y, ante la segunda extorsión, y para evitar una posible tercera, ¿se ha pensado en prestar alguna medida de protección a Irene? ¿No entra esta prevención dentro del “sentido común”?

 

 

.