Viernes, 15 de diciembre de 2017

Al menos diez muertos, incluido el autor, tras un tiroteo en un centro comercial de Munich

La Policía cree ahora que el ataque, que ha dejado también 21 heridos, fue obra de un solo hombre que se suicidó

El centro comercial, rodeado por la policía. Foto: El Norte

Al menos diez personas, incluido el atacante, han muerto y otras 21 han resultado heridas -16 permanecen en el hospital y 3 de ellos están especialmente graves-, este viernes tras un tiroteo registrado en un centro comercial de Múnich, al sur de Alemania. La Policía considera ahora que el tiroteo fue obra de un solo atacante -no de tres, como se había informado en un primer momento- y que éste se suicidó, han informado las fuentes de seguridad de la capital bávara a través de Twitter. La información se confirmaba esta madrugada en una rueda de prensa en la que se aportaban más datos del sospechoso: se trata de un joven alemán-iraní de 18 años, sin antecedentes pensales y residente en Múnich desde hacía más de dos años. La motivación del ataque, por el momento, "se desconoce". Los artificieros analizan una mochila encontrada junto a su cadáver.

Al parecer, el tiroteo se originó en una hamburguesería junto al centro comercial de la capital bávara y luego continuó en la gran superficie. En un primer momento y citando a tres testigos consultados por el Cuerpo de Seguridad Nacional, se dijo que tres hombres armados estaban involucrados en el ataque y que se habían dado a la fuga. Ahora, la Policía afirma que el autor de los hechos "habría actuado en solitario". El cuerpo del joven, que usó una pistola en su ataque, fue hallado en una calle aledaña del centro comercial donde se produjo el tiroteo, con signos claros de suicidio, según ha confirmado en rueda de prensa el jefe de la policía local, Hubertus Andrä.

Durante toda la tarde del viernes, los hechos se han tratado como si fuera un atentado terrorista para poder activar a todas las unidades disponibles de los diferentes cuerpos, pero por el momento la Policía ha afirmado que "no hay indicios de que sea un atentado islamista". De hecho, según apuntaban varios medios de comunicación alemanes, que citaban como fuente a testigos de la tragedia, podría tratarse de un atentado xenófobo, pues el autor de los hechos gritó: "Extranjeros de mierda. Yo soy alemán". Si bien no se descarta que exista un factor de terrorismo, Peter Altmaier, el jefe de gabinete de la canciller alemana, Angela Merkel, ha advertido de que todavía no se puede descartar "ninguna hipótesis".

Un empleado del centro comercial Olympia relataba poco después del atentado a Reuters por teléfono que había escuchado varios disparos. Mientras tanto, la Policía pedía a los ciudadanos por Twitter que se mantuvieran dentro de sus hogares, que dejaran las calles libres y que no se acercaran al escenario del tiroteo.

La policía de la ciudad bávara ha anunciado el "final de la alerta" lanzada al producirse la matanza, aunque se mantiene "prudente". Por su parte, los servicios transportes públicos han vuelto a a funcionar durante la noche del viernes al sábado y la estación central de trenes de Múnich, que había sido evacuada, ha reabierto, así como la circulación de los trenes.

Reunión de emergencia

El Gobierno federal alemán ha convocado una reunión de emergencia para analizar el tiroteo ocurrido este viernes por la tarde en Múnich, aunque la canciller, Angela Merkel, no ha acudido físicamente a este primer encuentro celebrado en Berlín. El gabinete de emergencia se reunirá mañana también en la Cancillería. "No vamos a permitir que los terroristas logren su objetivo, que es provocar la intranquilidad de la población", ha indicado el ministro de la Cancillería, Peter Altmaier, a través de su cuenta en Twitter.

Cabe recordar que el pasado lunes un solicitante de asilo atacó a los pasajeros de un tren con un hacha. Cinco personas resultaron heridas, en concreto cuatro turistas chinos de Hong Kong en un tren y una transeúnte. El grupo yihadista Daesh reivindicó este ataque, el primero reconocido por esta organización en Alemania. El gobierno alemán duda, en cambio, de que el Daesh encargará el atentado.

Numerosos agentes de la policía y ambulancias rodean el centro Olympia, donde también hay heridos, y helicópteros sobrevuelan la zona. Las fuerzas de seguridad han acordonado la zona y han puesto en marcha un operativo. "Es probable que haya algo mayor", ha dicho una fuente policial al 'Frankfurter Allgemeine'.

Fuente El Norte de Castilla