Lunes, 11 de diciembre de 2017

Pokémon for President

A Pedro Sánchez, mal se le presentan las cosas, pues pierde poco a poco, en goteo continuo, poder, relevancia y liderazgo. Ahora, a su merma de electores y escaños –el peor resultado de la historia del PSOE–, hay que añadir la pérdida de la presidencia del Congreso (de Patxi López) en una estrategia nefasta del líder socialista ¡Ni con las nacionalistas catalanes y vascos alcanzó un mínimo acuerdo para  derrotar a Rajoy!​

 

       El partido de Albert Rivera, C´s, tiene pánico de que su nómina de electores y de escaños adelgace con unas terceras elecciones. Por eso le da el apoyo al PP, aunque sea a regañadientes –o complacientemente–, pero se lo da. Eso sí, hace bien poco decía que a Rajoy ni agua. Vuelve la campaña del miedo con la medicina política del “palo y la zanahoria”.

Mariano Rajoy nos advierte de que su más que posible investidura no debe ser fallida y que tendría que tener los suficientes avales, no solo para investirse como presidente sino también para gobernar en un tiempo más o menos estable. Por eso exige a los otros partidos que le dejen gobernar (sic) como mínimo media legislatura sin sobresaltos. Y aclara que el peligro de unas terceras elecciones vale tanto para dentro de cuatro meses como para dentro de siete o para año y medio. Con este ultimátum velado, sabe perfectamente que siempre ganaría el PP, que tiene más ansias de gobernabilidad y más votos. Y posiblemente con esas terceras elecciones, en noviembre o a finales del 2017, los populares tendrían más electores a su favor, quizás la mayoría absoluta. Esta opción del canguelo les favorece, por ahora, para llevar a cabo un gobierno, incluso en minoría con solo sus 137 diputados.

 Ahora, como una extensión de la aplicación, muy de moda, del juego de realidad aumentada para móviles de Nintendo, Pokémon Go, el PP ha creado la necesidad de búsqueda de un gobierno rápido. O sea un Pokémon (for) President. Y como nuestros políticos han demostrado que son unos inútiles y fracasados, la ciudadanía se ha ocupado de la búsqueda de un presidente de gobierno a través de sus dispositivos móviles. Capturar a un pokémon no resulta difícil; lo complicado está en encontrar el Pokémon (for) President para gobernar España ¿Rajoy, Pedro Sánchez, P. Iglesias, Rivera? Estos son los grandes pokémons que interesa cazar. Se esconden entre cientos de pokémons en nuestras calles, instituciones, supermercados, oficinas, empresas... Vaporeon, Jolteon o Flareon, son los pokémons más engorrosos de atrapar. Pero ¿dónde se encuentran los Pokémons (for) President.

 

C´s consigue más “tajada” política con ocho diputados menos que en el 20-D, gracias al bastón de auxilio que le ofrece al PP, a cambio de sillas, sillones, mesas y demás prebendas. Y eso que decían por activa y por pasiva, en las dos ultimas campañas electorales, que con Rajoy nanay de la China. Rivera se desgañitaba afirmando que ellos solo actuaban por el bien del país y nada de sillones ni cargos. De risa y de pena la política de monaguillo paniaguado de Albert Rivera. Aunque deberían vender la piel del oso (los sillones y la gobernabilidad pepera) muy cara, carísima, por el bien de España, claro ¿A parte de la utópica regeneración del partido de la gaviota azul, qué le ha pedido a Rajoy? La marca blanca del PP le ofrece en segunda vuelta su abstención –o un sí– a cambio de nada. El líder de Ciudadanos ha mantenido todos estos meses que la Presidencia del Congreso no debe recaer en el partido del Gobierno, sino en un diputado de la oposición…, pero ahora apoya a la candidata del PP a Ana Pastor. Y así hasta más de siete veces reniega de lo que dice en campaña electoral ¡Como para fiarse de él, que elige falsa estabilidad antes que regeneración!

 

Por otro lado, P. Iglesias debería haber aprendido la lección de las negociaciones post 20-D y haber votado a Patxi López, en primera votación, en vez de empeñarse en Xavier Doménech, sin ninguna experiencia de gestión parlamentaria. Mal empezó esta legislatura Podemos, Unidos Podemos, sin haber asimilado nada de las estrategias y pactos entre partidos. Escribía hace días Monedero, su compañero del alma, que “dicen los críticos que una parte de la luz de Pablo Iglesias se nubló cuando citó dos veces en el Parlamento español la “cal viva”. Los más jóvenes no sabían de qué se trataba”. Y a esto añadamos uno de sus grandes problemas actuales: la distancia que hay en Podemos entre militancia y sus votantes. Pueden encallar y quedarse en el aislamiento parlamentario de partido minoritario, como lo era hasta ahora IU, o antes el PCE.

Respecto a Pedro Sánchez, mal se le presentan las cosas, pues pierde poco a poco, en goteo continuo, poder, relevancia y liderazgo. Ahora, a su merma de electores y escaños ­­–el peor resultado de la historia del PSOE­­–, hay que añadir la pérdida de la presidencia del Congreso (de Patxi López) en una estrategia nefasta del líder socialista ¡Ni con las nacionalistas catalanes y vascos alcanzó un mínimo acuerdo para  derrotar a Rajoy!

Solo se espera de él que salga por peteneras, como siempre. Su mandato ha sido un fraude en esta última etapa del PSOE.

 ¿Qué hacer para romper esta demoledora tesitura del PP, que amenaza, mete miedo y busca a propósito ­–si hay bloqueo– unas terceras elecciones? Pues está claro: un gobierno alternativo, regeneracionista, con el refrendo de más de once millones de ciudadanos. Estos no pueden permitir que el PP, el partido de los corruptos, sin regeneración apenas, siga gobernando con las mismas recetas de austeridad, precariedad laboral, desigualdad social, y solo a las órdenes del Ibex 35 y de unos cuantos trileros de las finanzas. Y a los políticos que respalden a Rajoy, ya les pasarán factura los españoles, por el bien de España, claro.