Lunes, 18 de diciembre de 2017

Los desahucios forzados caen un 20% por el repunte de las entregas de viviendas vacías

Ocho de cada diez ejecuciones hipotecarias de inmuebles habitados se derivan de los préstamos firmados hasta el año 2007
Miembros de la Stop Desahucios protestan ante una sucursal bancaria en Salamanca

Cada vez se registran menos desalojos de las viviendas familiares por el impago de las hipotecas fundamentalmente porque los afectados optan por las alternativas previas que les ofrece el sistema financiero para evitar el trago de la salida de la vivienda incluida la intervención policial. Durante el año pasado se cuantificaron 902 casos de deshaucios de inmuebles ocupados por sus titulares, lo que supone un descenso del 20,1% con respecto al ejercicio anterior, cuando se registraron 1.129 casos, según los últimos datos del Banco de España.

El deshaucio es el último recurso en un largo periodo desde que comienzan los impagos de los créditos, hasta que la medida se materializa por vía judicial. Y es que, antes, existen otras alternativas que han ido aumentando a lo largo de los últimos meses. Sobre todo, por ejemplo, la de la entrega judicial de la vivienda habitual que se encuentra vacía, esto es, una vez que sus habitantes han abandonado el inmueble en el que residían. El número de este tipo de casos ha aumentado significativamente, hasta un 35%, al alcanzar los 12.925, frente a los 9.521 del año pasado.

En total, entre viviendas vacías y ocupadas, se han registrado 13.827 entregas judiciales a lo largo de 2015, lo que supone un 29% más que en 2014. En el caso de los inmuebles que no constituyen una vivienda habitual, este tipo de procesos se ha reducido un 25%.

De las 36.969 situaciones -frente a las 38.402 de 2014- en las que se llevó a cabo una ejecución hipotecaria -entregas voluntarias o judiciales, con o sin intervención policial- prácticamente la mitad (18.990) corresponden a casos de familias que accedieron a liquidar su deuda dejando al banco su casa, mientras que la otra mitad (casi 18.000) se corresponden con la aceptación del caso por la vía jurídica. En concreto, el numero de daciones en pago alcanzó las 13.193 viviendas, un 20% menos que en el ejercicio anterior, en el caso de las viviendas habituales.

El informe del Banco de España también indica el número de veces en el que las fuerzas del orden intervinieron para sacar a las familias de sus casas por el impago de las hipotecas: se contabilizaron seis actuaciones policiales frente a las 20 del año anterior, en viviendas habituales; y ocho, en el caso de segundas residencias, frente a los cinco de 2014.

Hay que destacar que el problema de los deshaucios sobre viviendas proviene, tal y como explicar el regulador de los préstamos hipotecarios que se formalizaron hasta el año 2007, con anterioridad. En esta situación se encuentran el 82% de las entregas judiciales inmobiliarias que ahora se realizan. Y es que, hace nueve años, los tipos de interés se encontraban en máximos del 4%, pero con una comercialización de hipotecas caracterizada por la flexibilidad en las condiciones para aprobarlas por parte de la banca -se llegaban a formalizar préstamos por un valor de hasta el 100% del inmueble-, así como unos diferenciales muy bajos con respecto a los actuales.

Otro de los datos aportados por el Banco de España indican que el número total de hipotecas para la compra de vivienda alcanzó los 6,3 millones al cierre de 2015, un 1,1% menos que un año antes. El Banco de España dejará de publicar estos datos a partir de ahora dada la aparición de otras fuentes estadísticas más completas y de mayor frecuencia, como las del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Fuente El Norte de Castilla