Martes, 12 de diciembre de 2017

CARPE DIEM

 

 

Carpe diem, quam minimum credula postero
"aprovecha el día, no confíes en el mañana"

Horacio
                                                         

CARPE DIEM

«El tiempo es la hoguera en la que ardemos», Jean-Luc Picard en Star Trek, … El tiempo se nos escapa como el agua en un cesto de mimbre; es un mezquino espadachín que rebana nuestros minutos con sus despiadadas manecillas… «Preparadme la paleta, los colores, mis herramientas queridas de trabajo… Sed diligentes que el tiempo es mensajero de terribles urgencias», inmortalizó Enrique Gran, extraordinario pintor cántabro.

Creo que es una sensación compartida que nuestro tiempo se ha transformado en un tren de alta velocidad. El paisaje de nuestra vida es un borrón que se difumina delante de nuestras narices sin que podamos advertir los contornos que nos rodean. No sé si los años, a partir de la treintena,  se convirtieron en aviones supersónicos cruzando el firmamento a la velocidad del sonido, lo cierto es que la infancia y la juventud eran territorios infinitos en los que el tiempo parecía un chicle que podíamos estirar a voluntad, masticarlo sin fin o hacer pompas para explotarlas una y otra vez. Incluso, algunas veces, en la soledad de nuestros juegos, deseábamos ser mayores para hacer lo que nos viniera en gana sin señales de stop sepultando nuestras ilusiones. Todo esto es verdad, llega un momento en el que nuestra vida comienza a descender como en la montaña rusa y las horas se convierten en un codiciado tesoro. Es entonces cuando añoramos la infancia y nos arrepentimos de aquel prepotente sueño de crecer deprisa.

 

Carpe diem es una expresión de raíces latinas que fue concebida por el poeta romano Horacio. Su traducción literal otorga relevancia a la frase “cosecha el día”, cuyo contenido intenta alentar el aprovechamiento del tiempo para no malgastar ningún segundo.

La frase completa popularizada por Horacio, aseguran los historiadores, fue “carpe diem quam minimum credula postero”, que en español puede entenderse como el siguiente consejo: “aprovecha cada día, no te fíes del mañana”.

 

Carpe diem es también lo que se define como un tópico de perfil literario, es decir, una temática que, de forma recurrente, aparece a lo largo de la historia en las obras enmarcadas dentro de la literatura universal. Esta expresión puede abordarse desde dos perspectivas: por un lado, es una exhortación para que nadie deje pasar el tiempo; por el otro, puede referirse a disfrutar en tiempo presente cada placer de la vida, sin pensar en el futuro, un periodo imposible de conocer.

Tienen ya por la colina,

Toda de púrpura y nieve

En el aire estremecida.

Cuántos ciclos florecidos

Les has visto; aunque a la cita

Ellos serán siempre fieles,

Tú no lo serás un día.

Antes que la sombra caiga,

Aprende cómo es la dicha

Ante los espinos blancos

Y rojos en flor. Ve. Mira.

 

Sentado, pensando y recordando todo lo que  viví y que  hoy ya no está en las páginas diarias de mi vida...Caminando en la vida sin cesar, intentando recordar un cachito de lo que fui y de lo en este presente soy. No es tristeza lo que  está en mi cabeza, nada por  el estilo, sólo sé que deseo continuar aquí donde estoy parado, sosteniendo mis pies sobre la tierra, demostrándome que  aún tengo un largo camino por recorrer en este largo trayecto, para poder alcanzar todo lo que  deseo, sin desesperar...Los caminos de la vida, son sólo para fortalecerme, saber hasta dónde puedo llegar...Y dónde debo decir basta!, Prefiero pensar que  ese día de rendirme y decir basta, jamás llegará, prefiero caminar, hasta q mis pies sangren de tanto recorrido...Pero nunca desistir, no viendo hacia atrás, pero sin olvidar lo que  fui y lo que  tengo...porque sin duda no soy ni un cachito de lo que antes era, ahora soy una persona consciente de lo que  hace, una persona que  intenta cambiar cual cosa que le inquiete y le angustie, aunque a veces la tristeza no se puede evitar, pero esa es una forma de sentir que aún sigo vivo, que  puedo sentir, y me hace pensar que  estoy más vivo que  ningún otro día.

La frase carpe diem obtuvo mucha popularidad a partir de la película Dead Poets Society (El clubde los Poetas Muertos), un filme que tuvo como protagonista a Robin Williams y a Ethan Hawke, entre otros. El material, que fue distinguido con un Premio Oscar en 1990, muestra como un profesor de poesía (interpretado por Williams) intenta motivar a sus alumnos con este concepto latino, buscando un cambio en sus mentes y promoviendo una actitud activa por parte de ellos.


Vivimos en una época en la que todo transcurre muy rápido, tan rápido que cuando vienes a darte cuenta formas parte de un engranaje aparentemente imposible de detener, pero no es así,  solo tú tienes el poder de decidir hasta cuando quieres seguir formando parte de ello, es tan fácil como sentarse en completo silencio, abrir tu mente y corazón y ser sincero contigo mismo, ¿es lo que quieres?  ¿tú universo es el que habías planeado?