Lunes, 11 de diciembre de 2017

Valdefuentes de Sangusín – Navarredonda de Salvatierra

En las fincas colindantes con las cañadas, entre robles pueden verse chozos de diferentes topologías que algunos de ellos fueron refugio de los pastores que atravesaban estas tierras.

Algunos de los mojones antes citados llevan inscripciones poco legibles con signos de carácter religioso. Esto nos indica que vamos por el «Camino de Santiago Sur» y que más adelante veremos otros signos que vienen a corroborar esta tesis.

Al alcanzar la vía pecuaria el arroyo del Rodeo, la cañada está delimitada por cercas de mampuesto de granito que la separan de las dehesas de roble y hacen apreciable el curso de la vía pecuaria, con una anchura aproximada de 75 metros.

Seguimos viendo en los laterales construcciones en mampuesto de granito que nos revelan la vocación ganadera que hubo en esta zona.

El sendero por donde discurre la vía pecuaria se va estrechando poco a poco durante más de dos kilómetros entorno a unos 25 metros.

Más adelante la Cañada Real de Plata deja de estar delimitada y es difícil a veces saber si el camino seguido es el correcto, siendo necesario orientarse principalmente por los relieves y los cauces de los arroyos, como el arroyo de los Husillos, en el paraje de Las Conchas, que se salva por un puente de losa de granito utilizado por los rebaños trashumantes.

Signos de carácter pastoril aparecen grabados en los grandes lanchares de granito y nos hacen ver que vamos por el camino adecuado.

A unos 5 kilómetros desde el cruce de las dos grandes cañadas el entorno de robles se ve alterado por la presencia de canteras de granito en explotación.

La cañada en este municipio ha sufrido cambios paisajísticos importantes, así como en trazado, debido a la realización de la concentración parcelaria que ha convertido a la vía pecuaria en un camino allanado por las máquinas.

En las proximidades del casco urbano de Los Santos, la vía pecuaria no tiene delimitación, de manera que discurre abiertamente entre algunas dehesas de robles y grandes cancelas de granito hasta alcanzar el municipio.

Cercano al casco urbano el ayuntamiento en terrenos de la Cañada Real de la Plata el Ayuntamiento ha invadido la zona con elementos de gran volumen de granito a modo de exposición permanente, quedando interrumpido parte del paso.

Según Isaac Moreno Gallo en su III Congreso de las Obras Públicas Romanas Nuevos elementos de la Ingeniería Romana expone «Existe un tramo entre Valverde de Valdelacasa y Fuenterroble de Salvatierra donde, la carretera primero y la complicada orografía después, han propiciado el deterioro de la vía y hoy dificultan su seguimiento...»