Lunes, 18 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

El Ayuntamiento decidirá el jueves si recurre la sentencia favorable a la Plataforma Anticrematorio

CIUDAD RODRIGO | El Juzgado ha estimado todos los argumentos expuestos por la Plataforma, anulando la resolución de 2014 del Ayuntamiento

El Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo decidirá el próximo jueves, en una reunión de su Junta de Gobierno Local, si recurre la sentencia que ha dado la razón a la Plataforma contra el Crematorio que una entidad privada ha construido (como velatorio-crematorio) en el Camino del Cementerio de Ciudad Rodrigo. Se tome la decisión que se tome, el escenario es complicado para el Consistorio mirobrigense por todas las implicaciones existentes.

El inicio del conflicto se remonta a hace algo más de dos años, cuando desde el Ayuntamiento se tramitaron las licencias oportunas para la construcción del citado velatorio-crematorio en el Camino del Cementerio. En la primavera del 2014, se inició una movilización vecinal en la zona de la Avenida de Salamanca, al rechazar la puesta en marcha del proyecto por estar al lado de viviendas habitadas, llegándose a recoger firmas y a convocar un par de manifestaciones.

Sin embargo, el Ayuntamiento decidió rechazar las alegaciones presentadas (por 70 vecinos de la zona, el Grupo Municipal de Izquierda Unida, un particular y la Asociación Ecologista Vecinal), y la construcción se llevó a cabo.

La sentencia acepta todos los argumentos de los vecinos

Eso hizo que la denominada Plataforma contra el Crematorio iniciase en el verano de 2014 el camino judicial ante el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo de Salamanca, pidiendo que se anulase y dejase sin efecto la resolución del Ayuntamiento en la cual se concedían las licencias urbanística y ambiental para la instalación del velatorio-crematorio, y pidiendo asimismo la clausura y cierre de las instalaciones.

Como argumentaciones jurídicas a la hora de rechazar la construcción, los vecinos indicaban en sus alegaciones y recursos que la parcela donde se ha construido no podía albergar un velatorio-crematorio al no estar destinada a equipamiento, que no quedaba claro en el proyecto cómo iba a ser la gestión de los residuos, que la salud de los vecinos podría verse afectada por las sustancias nocivas que emitirá, y que Europa recomienda que estas instalaciones se encuentren a una distancia de 2.000 metros de los núcleos residenciales.

A la hora de rechazar las alegaciones, el Ayuntamiento puso sobre la mesa el Plan General de Ordenación Urbana de la ciudad y la ley mortuoria, argumentando que según los mismos se puede instalar un velatorio-crematorio en un lugar residencial.

Sin embargo, el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo de Salamanca ha dado la razón a los vecinos, admitiendo sus argumentos sobre “la incompatibilidad urbanística de la ubicación escogida”, y que el proyecto no especifica la gestión ni el tratamiento de los residuos, ni identifica los residuos que se generarán (por lo tanto “el proyecto básico no prevé medidas sanitarias”).

Eso lleva al Juzgado a estimar la demanda de los vecinos parcialmente, en la parte referente a la resolución del Ayuntamiento por la que se concedían ambas licencias, considerando que “no es conforme a derecho, anulándola y dejándola sin efecto”.

En lo que no entra el Juzgado (de ahí que la demanda no se estime en su totalidad) es en la solicitud de clausura y cierre de las instalaciones. En la sentencia se dice que lo que procede por su parte es “anular la resolución recurrida”, con las consecuencias que ello pueda tener, pero eso lo deberá “adoptar la administración recurrida”, en este caso el Ayuntamiento, que ahora debe decidir su postura.

Diferentes puntos de vista ya en la anterior legislatura

Para empezar, el pasado jueves responsables del Equipo de Gobierno y de Ciudadanos mantuvieron una reunión con representantes de la Plataforma Anticrematorio. En la misma, los integrantes de la Plataforma expusieron que, desde su punto de vista, la sentencia supone el cierre de la actividad de crematorio.

Por parte del Ayuntamiento se expuso que se iba a esperar a la elaboración de un informe por parte de los servicios técnicos. Según explicó en la jornada del martes el alcalde de Ciudad Rodrigo, Juan Tomás Muñoz, a Ciudad Rodrigo Al Día, el arquitecto municipal ya ha elaborado un informe, donde se muestra favorable a la presentación del recurso, ya que entienden que ha habido una mala interpretación del juez sobre la normativa urbanística, y que por lo tanto el recurso se puede ganar.

A partir de ahí entra en escena la parte política, donde ya en la legislatura pasada hubo posturas dispares. Por un lado, el PP se mostró favorable al proyecto, permitiendo la tramitación de las licencias ambiental y urbanística. Por otro lado, el PSOE decidió apoyar los informes de los técnicos municipales, que eran favorables a la concesión de las licencias. Y por último, IU rechazó el proyecto, llegando a presentar alguna alegación, y proponiendo como alternativa una permuta de terrenos para que el velatorio-crematorio se construyera en un terreno alejado de viviendas.

En el punto actual, IU manifiesta que su postura sigue siendo contraria al proyecto, y por lo tanto creen que no se debe presentar recurso a la sentencia judicial, ya que además esa sentencia “dice lo mismo que decíamos nosotros”, según apunta Domingo Benito.

El problema de tomar esta decisión de no presentar recurso es la responsabilidad que puede acarrear, ya que presumiblemente la empresa propietaria de la instalación reclamaría daños y perjuicios al Ayuntamiento por llevar a cabo una construcción –con el gasto que ello supone- con unas licencias en la mano que el Juzgado de momento ha declarado nulas.